Reparación | Cómo asegurar la estanqueidad en el sistema de escape

Para ello se emplean selladores específicos que se aplican a temperatura ambiente durante el montaje de las piezas.

Tubo de escape
Tubo de escape

Las fugas en el sistema de escape provocan un aumento del consumo de combustible y de las emisiones de gases contaminantes, además de un descenso en el rendimiento del motor.

De esta manera, para garantizar la estanqueidad de las piezas del escape existen selladores diseñados específicamente para este fin, según explica Loctite en un artículo publicado en su blog.

De acuerdo con los expertos de la compañía, estos selladores se aplican a temperatura ambiente durante el montaje de las piezas y, a través del calor del escape, se va realizando el curado de la pasta.

De entre las ventajas que destacan de este producto está su durabilidad y resistencia, además de su capacidad de adhesión. No obstante, Loctite recuerda que, antes de emplearlo, es necesario preparar la superficie que se va a sellar y dejarla libre de suciedad e impurezas. También recomienda lijar un poco la cara exterior del tubo de escape y la interior del silencioso.

Por otra parte, este tipo de selladores también pueden aplicarse, como solución de emergencia, para reparar pequeños poros o fisuras que aparecen en el tubo de escape.

Para ello, se debe limpiar previamente la zona, ya que, de existir óxido o restos de suciedad, el producto podría contaminarse. A continuación, se humedece la superficie y se aplica la pasta con una espátula.

Para reparar una grieta o un agujero más grande, se puede poner una malla metálica directamente en el daño y aplicar la pasta en la malla para darle más consistencia a la reparación. Seguidamente, hay que arrancar el motor; con el calor generado por los gases de escape, tras unos 10 minutos, la pasta se endurecerá de forma completa.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña