Reparación | Desmontando 10 mitos sobre los filtros

No debe infravalorarse su importancia, ya que juegan un papel fundamental en el automóvil.

Filtros de aceite (Foto: Mann-Filter)
Filtros de combustible (Foto: Mann-Filter)

Los filtros no son componentes tan populares como los neumáticos o las lámparas. Están ocultos, su cambio no es uno de los más temidos por los conductores y muchos de ellos no conocen muy bien su función. Quizá por eso tiende a infravalorarse su importancia, pese a que juegan un papel fundamental en el buen comportamiento del automóvil. Y ello conduce a la aparición de falsos mitos, que el técnico del taller debe saber desmontar a la hora de recomendar a sus clientes las mejores opciones de mantenimiento. Como estos 10, recopilados por Mann-Filter:

  1. La calidad de los filtros de aire es irrelevante. Tiende a pensarse que el filtro que hay que cuidar es el de aceite y la calidad de los de aire no es tan importante para el funcionamiento del coche. Sin embargo, las tecnologías y materiales de los motores modernos son muy sensibles y, si se usan filtros de aire de baja eficiencia, las partículas que no hayan sido eliminadas atacarán el recubrimiento de la superficie del bloque de cilindros y provocarán un proceso de desgaste activo.
  2. Si no se usa mucho el coche, no hay que preocuparse del filtro de aire. Falso. Un buen filtro de aire protege el motor independientemente de lo que se use el vehículo. Los filtros de baja calidad pueden deteriorar el sensor del caudalímetro de aire y provocar fugas. Riesgos y costes que se presentan en todo momento, aunque sólo se utilice el coche de vez en cuando.
  3. Cuando el filtro de aire está sucio, basta con limpiarlo soplando. Con el paso del tiempo, el filtro no sólo se ensucia, también se deteriora. Limpiarlo sólo contribuye a agravar este deterioro, rompiendo los pliegues y dañando la estructura del papel filtrante, de forma que se reduce la capacidad de filtración.
  4. Los filtros de habitáculo viejos se pueden cepillar hasta que queden como nuevos. La limpieza tampoco es la solución en este caso. Al cepillar el filtro de habitáculo con agua, puede que parezca más limpio, pero las partículas pequeñas, como el polen, los hongos y las esporas, no se pueden cepillar. Permanecen en el filtro y pasan al habitáculo en cuanto se pone en marcha el sistema de ventilación.
  5. Los filtros de habitáculo no son necesarios. El sistema de climatización del vehículo actúa como un aspirador de partículas nocivas del exterior, por lo que el filtro de habitáculo es necesario para reducir la exposición a agentes perjudiciales en el interior.
  6. Los filtros de aceite son intercambiables. Aunque el tamaño y las roscas coincidan, es preferible adquirir el filtro con el número de pieza correspondiente. Así  se garantiza que ese filtro cumple con las especificaciones del fabricante del automóvil.
  7. Comprar filtros baratos y cambiarlos antes es equivalente a comprar los de primera calidad. Los filtros low cost nunca llegan a ser tan efectivos como los de buena calidad, ni siquiera recién puestos. Además, se deterioran más fácilmente y tienen mayor riesgo de fugas.
  8. Cuanto más rápido se apague el testigo de presión de aceite después de cambiar el filtro, mejor será este. Otro bulo. El tiempo que tarde en apagarse el testigo no es indicio de nada relativo a la calidad del filtro. Aun así, hay que estar atento, puesto que si el testigo no se apaga, sí puede indicar fallos en el filtro de aceite, debido a que la resistencia de paso es demasiado alta o a que está lleno por haberse rebasado el intervalo de cambio.
  9. No hay que sustituir el filtro cada vez que se cambia el aceite. Aunque pongamos aceite limpio, si el filtro tiene demasiada suciedad acumulada aumentará la pérdida de carga en el circuito, ocasionando la apertura de la válvula by-pass y haciendo que el aceite pase directamente a la zona limpia del circuito sin filtrarse.
  10. Si se usan carburantes de buena calidad, no hay que cambiar el filtro de combustible. Las ventajas de los buenos combustibles no alcanzan al filtro, que actúa como barrera para impedir que las impurezas lleguen al circuito de inyección, a la bomba de presión, a los inyectores o al circuito de alimentación. 

Cursos de Academia Infotaller

Lo más

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña