Reparación | Desmantelada una banda en Madrid especializada en el robo y despiece de coches

Disponían de varias naves en municipios madrileños donde llevaban los vehículos de alta gama sustraídos para extraer las piezas.

Desmantelada una banda en Madrid especializada en el robo y despiece de coches
El valor económico de los efectos recuperados supera los 2.300.000 euros

La Guardia Civil ha detenido a siete hombres, desarticulando una organización delictiva, que operaba a nivel nacional, especializada en el robo de vehículos y su despiece, en el marco de la operación "Gran Manzanal". Los delincuentes, de origen español, magrebí, rumano y paraguayo, han sido acusados de pertenencia a organización criminal, robo continuado de vehículos, ocupación de bienes inmuebles, defraudación de fluido eléctrico, receptación y desobediencia grave a agente de la autoridad, según ha informado la Benemérita en un comunicado. El líder de esta red era un empresario español que dirigía negocios que no estaban relacionados con la automoción. 

Las investigaciones comenzaron el pasado mes de marzo, cuando el Grupo de Investigación y Análisis del Sector de Tráfico de Madrid detectó un aumento de portes de piezas de vehículos sospechosos, pese al estado de alarma. Tras analizar la documentación, detectaron que algunos de estos portes estaban siendo llevados a cabo por personas con antecedentes policiales por el tráfico de vehículos.

En pleno confinamiento de la población, su autorización como transportistas les permitía la movilidad en furgonetas y camiones, utilizando albaranes falsificados por empresas pantalla. Ante el avance de las pesquisas, los agentes localizaron una nave en Fuenlabrada (Madrid), donde se hallaron vehículos de alta gama despiezados, los cuales figuraban como robados. Los delincuentes disponían también de cuatro naves más en Parla, Alcobendas, Humanes y Torrejón de Ardoz.

Los ladrones actuaban principalmente en la periferia de Madrid, principalmente en la zona sur, sumando numerosos delitos en Alcorcón, Pinto, Móstoles, Valdemoro, Leganés y Getafe; además de en localidades toledanas como Illescas y Seseña.

Los miembros dedicados a la sustracción de vehículos contaban con conocimientos técnicos especializados en mecánica de precisión, electrónica del automóvil, control de automatismos y de sistemas de cerrajería, formación necesaria para lograr inhabilitar los sistemas más modernos de seguridad de los coches. Una vez en las naves, los vehículos eran sometidos al despiece y posterior embalaje y empaquetado de las piezas, que después tenían salida en el mercado negro.

Fue el pasado mes de octubre cuando los agentes realizados cinco registros en diferentes naves, además de cuatro inspecciones en fincas y talleres que la organización empleaba. Finalmente, se han recuperado 64 automóviles y miles de piezas de otros 209 coches que se ha constatado que habían sido manipuladas. El valor económico de los efectos recuperados supera los 2,3 millones de euros.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña