Reparación | Audi revisará otros 127.000 coches por el ‘dieselgate’

El escándalo de las emisiones contaminantes afecta en esta ocasión a los modelos A4, A5, A6, A7, A8, Q5, SQ5 y Q7.

El Grupo Volkswagen ha revisado más de tres millones de vehículos en los últimos dos años
En 2015 se descubrió el software que evitaba que se conocieran las emisiones reales de NOX

El caso del dieselgate continúa dando coletazos. Estos días, la marca Audi, del Grupo Volkswagen, ha hecho una nueva llamada a revisión en todo el mundo a un total de 127.000 coches de diferentes versiones de seis cilindros de los modelos A4, A5, A6, A7, A8, Q5, SQ5 y Q7.

La propia KBA alemana ha sido el organismo que ha instado a la compañía a llevar a cabo la revisión pertinente, ya que, del total, al menos 77.600 coches se habrían registrado en Alemania, según publica Diario Motor.

Desde 2015, cuando estalló el caso del software manipulado que evitaba que se conocieran las emisiones reales de NOX, la firma germana señala que ha revisado alrededor del 90% de los 11.000 millones de vehículos afectados para eliminar dicho sistema.

No obstante, algunos medios alemanes, como el Bild, llaman la atención sobre que se sigan encontrando vehículos con el software malicioso cuando ya han pasado más de dos años desde que la marca alemana reconociera el fraude y se hayan cerrado muchas de las investigaciones coordinadas por el Grupo Volkswagen y las autoridades.

Sin embargo, los mismos medios señalan que esta última remesa de automóviles afectados estaría dentro de la última llamada a revisión voluntaria iniciada por la enseña que incluía la revisión de más de 850.000 coches.

Dichas revisiones voluntarias, también realizadas por Daimler y BMW, no se iniciaron por la existencia de un software malicioso o un fraude, sino como muestra de buena voluntad por parte de los fabricantes para aplicar soluciones técnicas a sus diésel, con el fin de reducir las emisiones NOX.

Asimismo, formaría parte de una serie de negociaciones que el grupo alemán ha mantenido con las autoridades germanas para evitar que se tomen decisiones que pongan en peligro la viabilidad del diésel en Europa.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña