Neumáticos | ¿Qué operaciones de mantenimiento de neumáticos deben encargarse al taller?

El montaje, el alineado o el equilibrado deben dejarse en manos de profesionales.

¿Qué operaciones de mantenimiento de neumáticos deben encargarse al taller?
No todas las operaciones pueden hacerse en casa

Sin duda, los neumáticos son un elemento crucial en la seguridad del vehículo. Y por ello precisan de un mantenimiento riguroso, vigilando el desgaste y sustituyéndolos cuando sea necesario. Algunas de estas operaciones de mantenimiento, las más cotidianas, las podemos realizar nosotros mismos, pero hay otras que debemos dejar en manos de los profesionales del taller si queremos conducir seguros. El Centro de Desarrollo en Innovación de Confortauto (CDI) ha elaborado una sencilla guía en la que explica qué tareas deben ser llevadas a cabo por profesionales. Así, entre las que deberían encargarse exclusivamente al taller tenemos:

  • Montaje. Es una operación fundamental para garantizar un nivel óptimo de seguridad en la circulación del automóvil. Por ello, es imprescindible que siempre lo efectúen profesionales, con la cualificación y maquinaria necesarias para realizarlo con garantía.
  • Alineado. En esencia, se trata de colocar paralelas las ruedas de cada eje y los ejes entre sí, para centrar los ángulos desajustados por el estilo de conducción, por golpes o subidas a bordillos, etc. Si están mal alineados, los neumáticos se desgastarán irregularmente, reduciendo la zona de contacto con el asfalto y perdiendo adherencia. Además, circular con una alineación incorrecta aumenta el consumo de combustible por el efecto de arrastre de los neumáticos, aumentando así las emisiones. Una mala alineación incluso puede dañar los componentes del vehículo relativos a la dirección.

  • Equilibrado. Esta tarea es clave para garantizar la seguridad al volante y mantener las prestaciones de los neumáticos. Así se evita el desgaste prematuro de los neumáticos y las consiguientes averías, ya que estos protegen las suspensiones, los amortiguadores, las llantas, la dirección y la transmisión del vehículo, mejorando de manera significativa la conducción y haciéndola más placentera y suave. 

  • Cambio de válvula. Las válvulas tienen un papel muy importante para mantener la presión adecuada en las ruedas del vehículo. Durante su ciclo de vida, la válvula se deteriora por envejecimiento y oxidación, así como por efecto de la fuerza centrífuga del rodamiento del vehículo. Por tanto, se recomienda sustituir la válvula o cambiar la junta tórica (en caso de válvulas inteligentes) en cada cambio de neumáticos. Es un elemento imprescindible en la hermeticidad, la duración y seguridad del neumático, por lo que una válvula defectuosa o en mal estado pone en riesgo nuestra seguridad.

Hay, por otra parte, otras medidas que los conductores pueden tomar para conservar los neumáticos correctamente. Por ejemplo, revisar la presión como mínimo una vez al mes, vigilar que la la profundidad del dibujo del neumático no baje de 1,6 mm, cuidar el buen estado de los tapones de las válvulas y revisar que el neumático no tenga cortes, abolladuras, perforaciones ni un desgaste irregular, que podrían provocar un pinchazo o un reventón. 

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña