Electromecánica | Cómo reducir las emisiones si un vehículo no pasa la ITV

A veces basta con un tratamiento con aditivos; otras, hay que limpiar los inyectores.

Cómo solucionar el deterioro prematuro de los inyectores
La limpieza de los inyectores permite eliminar posibles restos de carbonilla

Si un vehículo no pasa la prueba de gases en la ITV, obviamente se debe a que emite un exceso de humos. Lo normal es que, a continuación, su propietario acuda al taller para resolver el problema. ¿Qué acciones puede llevar a cabo el mecánico en esos casos para lograr que el automóvil reduzca las emisiones?

Lo primero, desaconsejar soluciones caseras como recorrer cierta distancia utilizando marchas cortas y con el vehículo revolucionado. Aunque estas acciones son efectivas a corto plazo porque ayudan a eliminar la carbonilla acumulada en el sistema de escape, no solucionan el verdadero problema que origina este exceso de carbonilla.

En el caso de los vehículos que se han quedado cerca del límite de emisiones en la prueba de gases, Krafft Auto recomienda realizar un tratamiento de limpieza completo con aditivos de gama profesional.

Estos aditivos, como Wynn’s Diesel Extreme Cleaner y Diesel Emission Reducer, se aplican directamente en el depósito de combustible con un mínimo de 40 litros de gasóleo para limpiar los inyectores y reducir las emisiones de escape y el hollín. Hay otros, como el Oil System Cleaner, que se añade al depósito del lubricante antes de realizar el cambio de aceite y filtros, para limpiar el sistema de lubricación e impedir que el aceite limpio se ensucie nada más verterlo en el depósito con la suciedad acumulada en las paredes del propio sistema.

Para los casos de emisiones más altas, es preciso realizar una limpieza de inyectores con una máquina de limpieza total y un aditivo específico como Diesel System Purge, que se aplica directamente al motor y limpia todo el sistema de alimentación. A través de esta limpieza profunda, se consigue eliminar la carbonilla que se haya acumulado en el sistema de inyección, reduciendo las emisiones contaminantes y restableciendo una correcta pulverización de los inyectores.

Después de efectuado este tratamiento, es aconsejable limpiar el motor con un aditivo de limpieza del sistema de lubricación. Este producto elimina la suciedad acumulada en el motor y restablece la suavidad de este, aumentando el confort de marcha y disminuyendo el consumo y las emisiones.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña