Electromecánica | Cuáles son los fallos más comunes de la válvula EGR

Tanto si se atasca como si se queda abierta, puede provocar fallos en la marcha.

Las válvulas EGR ayudan a controlar la emisión de gases contaminantes
Las válvulas EGR ayudan a controlar la emisión de gases contaminantes

La válvula EGR es uno de los componentes anticontaminación más conocidos. Se trata de una válvula que conecta los colectores de escape con los de admisión para reintroducir parte de los gases que salen por el escape hacia la admisión. Un elemento presente en todos los coches y que tiene en el atasco y la apertura sus fallos más habituales.

El atasco del vástago suele producirse por la presencia de restos de impurezas de la combustión. Como consecuencia, la válvula puede quedarse cerrada. En ese caso, el sistema nos indicará un código de fallo referente a la insuficiencia en el flujo de gases de escape.

En esta situación, es preciso revisar el accionamiento, ya sea eléctrico, mecánico o neumático, de la válvula EGR, según explican en Taller Actual

En caso de que el accionamiento neumático no permita el flujo de los gases de escape, tendremos que revisar la conexión desde y hacia la válvula, verificando que no haya puntos de fugas de aire donde se pierda el vacío neumático de la válvula.

Otro problema es que la válvula se quede abierta, total o parcialmente. Ello provoca una marcha irregular en el ralentí, o incluso unas aceleraciones con muy poca potencia. Sin contar con un aumento del consumo de hasta un 20%.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña