Electromecánica | ¿Cómo diagnosticar una sonda lambda? Valeo lo explica en una nueva formación técnica

Miguel Piñeiro, formador técnico de Valeo Service España, describe los sensores de oxígeno o sensores lambda, y cómo comprobar su funcionamiento.

Miguel Piñeiro, formador de técnico de Valeo Service España es quién imparte esta formación.
Miguel Piñeiro, formador de técnico de Valeo Service España, es quién imparte esta formación.

Valeo ha explicado a través de una formación con Miguel Piñeiro, formador de técnico de Valeo Service España, qué es y cómo se comprueba el funcionamiento del sensor de oxígeno o sensor lambda.

Para empezar, a través de este sensor, la unidad de motor va a ser cuál es el estado de los gases de escape, y a partir de eso, modular el tiempo de inyección, entre otras cosas, para así tener un buen rendimiento en términos de eficiencia y emisiones.

“Los sensores de oxígeno, también conocidos como sensores lambda son extremadamente importantes para el vehículo. El sensor envía una señal a la UCE para modificar la inyección de combustible y la admisión de aire, en colaboración con otros sensores del motor. El sensor no es capaz de medir la concentración de oxígeno, pero si es capaz de comparar la diferencia entre el oxígeno ambiente y el oxígeno del escape”, explica el formador técnico de Valeo.

Estos sensores ayudan al funcionamiento de motor, a tener una buena economía del combustible y a reducir emisiones.

¿CÓMO COMPROBAR SU FUNCIONAMIENTO?

El primer paso es realizar la comprobación de los valores de funcionamiento del sensor a través de la máquina de diagnosis. “Tendremos en cuenta la temperatura de los gases de escape y el factor lambda”, avisa Piñeiro, que además recuerda que se deben comprobar estos valores con el motor encendido y con el motor apagado.

“No debemos confundir el factor lambda con la medición de la sonda lambda, ya que ésta no nos va a dar los voltios que esté arrojando como señal la sonda lambda. En cambio, el factor lambda nos va a indicar si la mezcla es estequiométrica, si es rica o pobre”, recuerda.

En una segunda comprobación, observaremos el circuito de calefacción de la sonda lambda. Esta sonda, hasta que no alcanza una temperatura de unos 300 grados, no es capaz de ofrecer “una medición fiable”. “Para solucionar este problema, desde hace años cuentan con un elemento calefactor que favorece que la sonda alcance esta temperatura” afirma Piñeiro.

Po último, se ha de comprobar con la pinza perimétrica cuál es el consumo de su funcionamiento. “Esta lectura, en amperios, irá disminuyendo a medida que vaya aumentando la temperatura del motor”, concluye el formador técnico.

Lo más / Electromecánica

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña