Electromecánica | Todo sobre la cremallera de dirección: qué es, cómo funciona, tipos y averías frecuentes

Moog descubre los entresijos de la dirección y advierte de que es importante diagnosticar y reparar lo antes posible cualquier problema que surja en ella, dada su esencial importancia en el control del automóvil y, por tanto, en la seguridad.

Todo sobre la cremallera de dirección: qué es, cómo funciona, tipos y averías frecuentes
Dos son los tipos principales de dirección: de recirculación de bolas y de cremallera

La cremallera de dirección es uno de los componentes más importantes del sistema de dirección y, tal y como explica Moog en una nota técnica, es importante diagnosticar y repararla lo antes posible cualquier problema que surja en ella, dada su esencial importancia en el control del automóvil y, por tanto, en la seguridad.

Si bien hay varios tipos de sistemas de dirección que se usan en el mercado, los dos principales son la recirculación a bolas, que se emplea con más frecuencia en los vehículos pesados, camiones y los todoterrenos de mayor tamaño, y la cremallera de dirección, que se encuentra habitualmente en coches, camiones pequeños y todoterrenos.

La segunda emplea un juego de engranajes para convertir el movimiento circular del volante en el movimiento lineal necesario para que giren las ruedas. También proporciona una reducción del engranaje, de manera que hacer girar las ruedas sea más fácil.

Cómo funciona la cremallera de dirección

Funciona confinando el conjunto de engranajes de la cremallera y el piñón en un tubo metálico, con cada extremo de la cremallera sobresaliendo del tubo y conectados a una rótula axial. El engranaje del piñón está acoplado al eje de dirección, de manera que cuando se gira el volante, el engranaje gira sobre sí mismo, moviendo la cremallera. La rótula axial en cada extremo de la cremallera conecta con la rótula de dirección, que está acoplada al eje.

La mayoría de los coches necesitan de tres a cuatro vueltas completas del volante para ir de un bloqueo de giro al otro (del extremo derecho al izquierdo). El ratio de dirección muestra cuánto se puede girar el volante para que las ruedas giren hasta un cierto punto. Un ratio más alto significa que es necesario girar más el volante para que las ruedas giren hasta cierto punto, y relaciones más bajas dan a la dirección una respuesta más rápida.

Algunos coches emplean un ratio de dirección variable. Este sistema usa en el centro un número diferente de dientes por centímetro (paso de diente) que en los extremos. El resultado es que la dirección es más sensible cuando se gira hacia su posición de bloqueo que cuando está cerca de su posición central, haciendo que el coche sea más fácil de maniobrar.

Tipos de sistemas de dirección con cremallera

Hay dos tipos diferentes de sistemas de dirección con cremallera, arranque desde el extremo y arranque desde el centro. En la primera, las rótulas de dirección están acopladas al extremo de la cremallera de dirección a través de las rótulas axiales interiores, mientras que en la segunda, están acopladas con pernos a la cremallera de dirección.

Por lo que se refiere a la dirección asistida, cuando la cremallera está conectada a un sistema de dirección asistida, el diseño cambia ligeramente. En la cremallera hay un cilindro con un pistón en el medio, con líquido en ambos lados. Cuando se aplica presión al líquido en uno de los lados del pistón, esta obliga al pistón a que se mueva, girando la cremallera y asistiendo con la dirección.

Averías de la cremallera de dirección

Puesto que la dirección es esencial para controlar el automóvil, es importante diagnosticar y reparar lo antes posible cualquier problema. Uno de los típicos es la dureza del volante al girar. Si cada vez cuesta más, es una señal de que, probablemente, haya un problema con la cremallera de dirección o falta de presión de la unidad de dirección asistida. La solución podría ser tan sencilla como añadir más líquido de dirección asistida, pero es mejor hacer que lo comprueben.

Otro problema que puede encontrarse es la fuga de líquido de dirección asistida. Fácil de observar, pues el nivel de líquido de dirección asistida disminuye y la dirección se vuelve más dura. No es un gran problema, aunque las consecuencias pueden provocar que la caja y la cremallera de la dirección se sobrecalienten, o que los engranajes se rompan. Se recomienda arreglarlo cuando todavía es una tarea sencilla y barata.

Si al conducir se escucha un ruido chirriante procedente de la caja de dirección, su origen es el contacto de metal con metal, lo que sugiere falta de lubricación. Podrá oírse claramente al girar a la izquierda o la derecha. En tal caso, lo recomendable es el examen profesional de un mecánico, ya que podría ser necesario reemplazar la caja de dirección.

Finalmente, si circulando el líquido de dirección asistida huele a aceite quemado es señal de que la caja de dirección está demasiado caliente. En tal caso, es mejor detener el vehículo tan pronto como sea posible y examinar el problema. Conducir con una caja de dirección demasiado caliente puede provocar un incendio.

Lo más / Electromecánica

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña