Electromecánica | Castrol lanza un nuevo fluido e-térmico que mejora la carga de la batería de los eléctricos

Diseñado específicamente para hipercoches híbridos de alto perfil y vehículos 100% eléctricos, el nuevo producto permite cargar más rápidamente la batería, además de mejorar su rendimiento, protección y sostenibilidad.

El fluido dieléctrico de baja viscosidad ofrece mejor gestión térmica y ganancias de eficiencia
El fluido dieléctrico de baja viscosidad ofrece mejor gestión térmica y ganancias de eficiencia

Castrol ha lanzado un avanzado nuevo fluido e-térmico directo de la familia Castrol ON para la batería de vehículos eléctricos que permitirá a las generaciones futuras realizar la carga más rápidamente, a la vez que mejorará su rendimiento, protección y sostenibilidad.

Se trata de un innovador fluido dieléctrico formulado específicamente para una refrigeración directa, donde el fluido circula dentro del módulo en contacto con celdas de batería individuales, de forma que mejora la gestión térmica en todas las condiciones de funcionamiento, a temperaturas ambiente altas y bajas, para lograr una mayor duración de la batería.

El uso del fluido e-térmico Castrol ON permite que las baterías de los vehículos eléctricos se carguen hasta el 41% más rápidamente que las que emplean fluidos de agua/glicol, según estudios independientes. Según los mismos estudios, las celdas permanecen a una temperatura de funcionamiento óptima durante la descarga, lo que maximiza la eficiencia y el rendimiento. Concretamente, el fluido e-térmico Castrol ON redujo la temperatura máxima de la celda en 28° C en comparación con el refrigerante de prueba de agua/glicol y en 11°C en comparación con un fluido dieléctrico.

Menos fallos y más controlados

Además, garantiza una mejor gestión de los posibles problemas técnicos dentro del módulo de la batería, como la fuga térmica a consecuencia de la sobrecarga o el cortocircuito en el sistema de propulsión de un vehículo eléctrico, al reducir la probabilidad de picos de temperatura de las celdas individuales. Y, en caso de producirse, pueden templarse desde la fuente, a diferencia de los refrigerantes que se usan en los sistemas de refrigeración indirecta.

Otra de sus ventajas es el comportamiento dentro del sistema circulatorio de refrigerante de un VE. Al ser su viscosidad inferior a la de los aceites de transformadores dieléctricos existentes, reduce las pérdidas de bombeo y optimiza la eficiencia y la eficacia del proceso de gestión de la temperatura.

Asegura Marc Payne, director de investigación de fluidos para vehículos eléctricos de Castrol, que están realizando pruebas para garantizar altos niveles de rendimiento, protección y sostenibilidad durante toda la vida útil de la batería, y que la mayor densidad de potencia que puede habilitarse mediante la aplicación de refrigeración directa de la batería “permitirá a los fabricantes desarrollar vehículos eléctricos con un rendimiento aún mayor y capacidades de carga rápida mucho mejores”.

Payne explica que, aunque actualmente los fluidos e-térmicos solo se encuentran en hipercoches híbridos de alto perfil y vehículos 100% eléctricos, “esperamos que la tecnología se filtre y sea ampliamente adoptada en las generaciones futuras de VE de venta por volumen”.

El fluido e-térmico Castrol ON forma parte de una familia de productos Castrol ON, que incluye los fluidos de transmisión y grasas para vehículos eléctricos.

Lo más / Electromecánica

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña