Chapa y pintura | Cómo reparar grietas sobre plásticos con adhesivos bicomponentes

Loctite indica cómo hay que proceder en este tipo de trabajos con el fin de conseguir resultados óptimos.

Loctite recomienda aplicar un poco más de adhesivo del requerido para nivelar mejor la zona afectada
Es recomendable aplicar un poco más de adhesivo del requerido para nivelar mejor la zona afectada

El uso cada vez más habitual de plásticos y materiales sintéticos en la carrocería de los vehículos hace que los profesionales del sector deban saber cómo reparar estos elementos, ya que, además, el elevado coste de algunos de ellos hace más recomendable la reparación que la sustitución, lo cual, al mismo tiempo, supone una reducción de costes para las aseguradoras y más horas de mano de obra para los talleres.

Por este motivo, Loctite publica un post en su blog en el que indica cómo hay que proceder en este tipo de trabajos con el fin de conseguir resultados óptimos, en lo que a adherencia y durabilidad se refiere.

Según el tipo de plástico que se deba reparar, se realizan conformado de plásticos y reparación de fisuras, grietas, falta de material, soportes, etc. con aporte de calor o adhesivos bicomponentes.

En este caso, el artículo indica cómo proceder en fisuras con adhesivos de 2K. Así, en primer lugar, es necesario desengrasar la zona con un limpiador específico para plásticos, para no atacarlo químicamente y reducir la electricidad estática.

A continuación, se analiza el daño para valorar si es mejor reparar o sustituir la pieza afectada. Si se trata de un termoplástico, es conveniente confirmar si hay deformación sobre la zona colisionada. De ser así, debe conformar el plástico con una pistola de calor para devolverle su forma original.

Tras ello, se taladra el final de la grieta con una broca de 3mm con el objetivo de frenar el avance de la fisura. Para llevar a cabo este paso con mayor precisión, los profesionales de Loctite recomiendan palanquear ligeramente el plástico sobre la grieta para que se abra y muestre el final de la misma.

Después, se bisela con un rotalín y una fresa rotativa cónica o semiesférica la grieta y se crea una base adecuada para que la superficie de adhesivo en contacto con el plástico sea mayor. También se puede usar un taladro con mini disco abrasivo P-36 o una lijadora de banda. Además, el post apunta que el biselado debe formar un ángulo de unos 30º y que se debe realizar en una o en las dos caras según el espesor que tenga el plástico.

Asimismo, pueden hacerse varios taladros de 3 mm a ambos lados de la grieta para conseguir un efecto cosido al introducir el adhesivo en ellos. Dichas perforaciones también deberían biselarse.

Posteriormente, se elimina con un cúter o rasqueta las rebabas y se lijan las áreas en las que irá el adhesivo para un mejor resultado. La superficie biselada con un grano P-80 y alrededor con un grano P-120. Un grano más grueso puede agredir el plástico y hacer que los productos posteriores no lo cubran).

La firma también recomienda activar la superficie con un promotor de adherencia que favorezca el agarre, como, por ejemplo, una imprimación para plásticos.

Tras haber pasado el tiempo de evaporación de la imprimación, se pone el refuerzo en la cara interna colocando una malla textil autoadhesiva, reforzando con parche termoplástico autoadhesivo o con grapas metálicas sobre la grieta utilizando un soldador o termograpador.

El siguiente paso es escoger un adhesivo y aplicarlo con espátula o pistola de extrusión, aunque lo más común en el taller de carrocería es aplicarlo con pistola.

El artículo aconseja sujetar con la mano una lámina de polietileno o acetato en la cara frontal para controlar que el adhesivo no rebose. Así, la aplicación por la cara externa será más sencilla.

Una vez aplicado el adhesivo por la cara interna del plástico, si el tipo de refuerzo escogido lo requiere, se alisa con espátula el adhesivo y se coloca otro pedazo de polietileno o acetato para evitar la formación de bolsas de aire, aumentar la resistencia del adhesivo y mejorar el aspecto de la reparación.

Cuando se haya secado el adhesivo, se retiran las láminas de acetato o polietileno y se sigue con la aplicación del adhesivo en la cara externa. En este caso, el acetato o polietileno permitirá que la superficie quede más lisa.

Por otro lado, el artículo recomienda aplicar un poco más de adhesivo del requerido para nivelar mejor la superficie de la pieza y compensar las mermas que se puedan generar tras el curado del adhesivo.

Finalmente, cuando se haya secado el adhesivo, se lija con un grano P-120 y se sopla, desengrasa y activa la superficie si fuera necesario. A continuación, se aplica una masilla específica para plásticos, se lija y se restituyen las capas de pintura restantes para obtener un buen acabado.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña