Chapa y pintura | Soluciones para evitar el defecto del mapeado durante el repintado

PPG ha señalado las causas más frecuentes que provocan este problema y las recomendaciones para evitar su aparición.

Soluciones para evitar el defecto del mapeado durante el repintado
¿Cómo evitar la aparición del mapeo o mapeado?

Los profesionales de los talleres de chapa y pintura, en ocasiones, se enfrentan a defectos de repintado como el mapeo o mapeado, es decir, un marcado visible de los bordes de la pintura que presenta en la superficie áreas con diferentes texturas o grados de brillo, rodeadas a su vez por líneas en su contorno, produciéndose bordes elevados en la película de pintura, que puede estar húmeda o seca, y que delimitan los bordes lijados.

PPG ha señalado en una entrada de su blog PPG Refinish que no existe un motivo concreto que justifique la aparición de este defecto, lo que implica extremar las precauciones en cada etapa del proceso de repintado, al tiempo que se siguen todas las especificaciones de las fichas técnicas.

Algunas de las causas que provocan el mapeo son el lijado y recubierto de un aparejo antes de finalizar el secado o ante un substrato que no está completamente seco. También se deben a la aplicación de un material de imprimación con exceso de espesor o por el incompleto lijado de las áreas de transición de las capas en la pintura antigua. Asimismo, una mezcla de masilla incorrecta, el uso de imprimaciones, endurecedores, el acabado inadecuado o el uso de imprimaciones sensibles a los disolventes en piezas nuevas, también puede originar la aparición de este defecto del repintado.

Para que los talleres de chapa y pintura reduzcan las posibilidad de que aparezca este problema, PPG ha recomendado realizar una mezcla correcta de la masilla y aplicar con cuidado sobre el metal desnudo, respetando además los tiempos de evaporación.

Es importante realizar también una prueba de disolvente sobre el soporte con el objetivo de identificar sustratos blandos y aplicar el aparejo a los paneles completos sobre sustratos elásticos. Igualmente, es necesario mantener las proporciones de mezcla que señala el fabricante y sellar con imprimación las capas de capa base lijadas.

En caso de que el mapeo o mapeado ya haya surgido, en caso de ser leve, puede corregirse en algunos casos con el pulido a máquina. Si por el contrario, la capa superior ya se ha secado por completo, será necesario lijar el área afectada hasta lograr una superficie uniforme y, si fuera necesario, aplicar de nuevo la masilla, además de la imprimación y el aislante correspondiente, y a continuación repintar de nuevo.

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña