Reparación | Investigados por manipular los cuentakilómetros de 28 coches

En algunos casos, podrían haber rebajado hasta en más de 200.000 los kilómetros reales.

En algunos casos, los odómetros estaban alterados hasta en más de 200.000 kilómetros En algunos casos, los odómetros estaban alterados hasta en más de 200.000 kilómetros
En algunos casos, los odómetros estaban alterados hasta en más de 200.000 kilómetros

La Guardia Civil de Tráfico en Burgos está investigando a tres presuntos autores por un delito de estafa por la modificación de los cuentakilómetros de varios vehículos de segunda mano con el fin de aumentar su valor de venta.

La Benemérita comenzó a investigar una empresa de compraventa de vehículos, con gran actividad en el sector de la mencionada provincia, al conocer que esta podía estar manipulando los odómetros de los coches y, así, venderlos con “un notable beneficio económico”, señalan los agentes.

La investigación comenzó tras detectar indicios de una posible estafa y se centró en hacer un seguimiento del historial de los automóviles vendidos por la empresa, que en los últimos años ascendía a 560.

Una vez recopilados los informes de todos los vehículos susceptibles de haber sufrido alguna disminución del kilometraje, se cotejaron, explican desde la Guardia Civil, y se comprobó que hasta en 28 casos se confirmaba la manipulación de los kilómetros reales que habían recorrido los coches, en algunos casos hasta en más de 200.000 kilómetros.

Según la investigación, los sospechosos adquirían coches en aparente buen estado general y alteraban los odómetros con aparatos electrónicos para aumentar su valor de venta.

De esta forma, los compradores, que ya han sido informados del fraude, adquirieron un producto con un precio superior al precio de mercado, teniendo en cuenta que tenían más kilómetros que los que reflejaban y que tendrían que enfrentarse a gastos adicionales por su uso y antigüedad.

La Guardia Civil destaca el elevado número de clientes perjudicados, así como que estas prácticas ponen en peligro la seguridad vial, al circular con vehículos con un desgaste mayor que el que el nuevo propietario le atribuye.

Ante este tipo de estafas, la Benemérita recomienda a los usuarios una serie de precauciones a la hora de adquirir un vehículo de segunda mano, entre las que destaca acudir a negocios de confianza y comprobar la procedencia y el estado real del vehículo.

Además, recuerda la conveniencia de conservar el contrato de compraventa, en el que deben figurar los kilómetros del coche en el momento de la transacción, para posibles reclamaciones posteriores, así como verificar que los kilómetros del informe de la ITV tras una inspección coinciden con los del odómetro.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña