Concesionarios | Cientos de miles de coches nuevos pasan por el taller por defectos de fábrica

Consumo ha alertado este año de 70 modelos defectuosos de diferentes marcas.

El número de afectados en España podría superar los 200.000. El número de afectados en España podría superar los 200.000.
El número de afectados en España podría superar los 200.000.

El caso del dieselgate ha hecho que Volkswagen batiera un récord sin precedentes: la llamada a revisión de 11 millones de coches en todo el mundo.

En España, más de 700.000 afectados tendrán que pasar por los talleres oficiales de la enseña para revisar sus vehículos de forma gratuita, según publica La Voz de Galicia. Sin ir más lejos, la última de ellas conocida ha sido la llamada a revisión del Renault Kadjar por problemas en los airbags laterales y por una sujeción insuficiente de la boca de llenado del depósito de carburante.

Así, Volkswagen no es la única que envía a sus clientes a los talleres. Millones de coches comprados en concesionarios de todo el mundo tienen que pasar por el taller por defectos de fabricación. En EE.UU. más de 60 millones de vehículos acudieron a estos centros el año pasado.

En el caso de Europa, no existe un organismo que contabilice estas incidencias. En España, lo más parecido es la Agencia Española de Consumo (Aecosan), que en lo que va de año ha emitido alertas de seguridad de más de 70 modelos de vehículos, el doble que la cifra registrada en las mismas fechas el año pasado.

El número de afectados podría superar los 200.000, según estimaciones no oficiales, ya que no existe información pública de las marcas ni de Consumo.

Según Aecosan, un tercio de las alertas tienen que ver con la dirección y otro tercio con problemas en los frenos. Los fallos en el depósito o los conductos de combustible también son corrientes, seguidos de problemas con la batería, el cinturón de seguridad y los asientos del coche.

Asimismo, la pérdida de aceite y los problemas del ventilador son motivos frecuentes de revisiones, además de los relacionados con el airbag, la suspensión y la transmisión.

Cuando se producen estas situaciones, existen dos tipos de llamadas a revisión: obligatorias o voluntarias. Lo habitual son las segundas y que el fabricante no espere una orden del organismo regulador. Normalmente, se localizan los coches que podrían estar afectados y se contacta con sus dueños, explican desde Aecosan.

«Las marcas de coches son muy conservadoras de su imagen y en cuanto detectan fallos con repercusión, notifican a Consumo y avisan directamente a los consumidores», aseguran fuentes de este organismo.

La Confederación Española de Talleres de Reparación (Cetraa) indica que el procedimiento que siguen los fabricantes ante un defecto es similar en todas las marcas e idéntica en todos los países europeos.

«Si se trata de un fallo que afecta a la seguridad, además de comunicarlo a la Agencia Española de Consumo, llaman a todos los propietarios para que visiten el concesionario», subrayan desde la patronal.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña