Vehículo industrial | Lluvia, oscuridad, sin GPS y caídas en Civiparts Non Stop: capítulo 2

Los corredores del Team Madrid y Valencia se sobreponen a las dificultades para seguir en carrera.

Dificultades de todo tipo tendrán que afrontar los equipos Madrid y Valencia de Civiparts en el segundo capítulo de la serie Civiparts Non Stop. Lluvia, oscuridad, pero sobre todo lesiones provocadas por caídas. Durante los 600 kilómetros que quedaban por delante, llegó la épica para no abandonar y dejar "colgados" a los compañeros. Pese a que en muchos momentos, la posibilidad de dejar la carrera estuvo más presente que nunca.

Como el caso de Tomás (Team Madrid), que mientras afrontaba la cuarta etapa desde Navalperal de Tormes (Ávila) a Navaconcejo (Cáceres), que tenía uno de los tramos más intensos de la prueba, con una bajada final de más de 10 kilómetros, se quedó sin GPS en medio de la noche. Se desvió más de dos kilómetros fuera de la ruta y la organización tuvo que llamarle para informarle de ello. Con un peligro añadido. Si no llegaba a tiempo a Navaconcejo, su equipo quedaría eliminado. Por si fuera poco, más tarde sufriría tres caídas y una lesión en el cuádriceps derecho, pero gracias a su valentía y esfuerzo consiguió terminar la etapa. “Llegué un momento en que no sabía si iba a poder seguir. Cuando se me subió el cuádriceps me quedé paralizado. No podía moverme. Pensar en mis compañeros fue la fuerza mayor", aseguró después de la dura etapa.

Más sencillo a priori estaba siendo la carrera del Team Valencia. Hasta tres horas de diferencia llegó a tener con respecto al Team Madrid, cuando se encontraban en la mitad de la sexta etapa, de 100 kilómetros y más de 1.600 metros de desnivel que recorrió Manuel sin grandes dificultades y hasta disfrutando de las vistas mientras cantaba "La Bamba".

Fue Ángel el encargado de hacer el relevo de la sexta etapa para el equipo Team Madrid. "He ido con estos chavales (club ciclista de Moratalaz) desde el 15 y se ha agradecido porque si iba solo en la noche". Una "ayuda" que le permitió llegar con una hora de adelanto respecto al tiempo previsto, dándole el testigo a Eli, pero sobre todo dándole al equipo Madrid algo de margen para terminar la competición. “Me han echado una mano porque me quedé sin GPS nada más empezar. He hablado con más gente que ningún día”, dijo al terminar.

Pero el tramo 7, de Alcántara a Cedillo (Cáceres), iba a ser el que guardara la sorpresa del día. El más mítico por la espectacularidad de sus vistas y por la diversidad de terrenos. “Qué hambre”, decía Eli cuando pasaba al lado de unos cerdos en libertad. No se imaginaba lo que estaba a punto de ocurrir. Una fuerte caída en una zona estrecha provocada al chocarse contra unas rocas. ¿Las consecuencias? La rodilla hinchada. Y, sobre todo, incertidumbre. Porque pese a que el equipo logra localizarle a mitad de etapa para atenderle, hay dudas sobre si podrá terminar la etapa. ¿El desenlace? En el tercer capítulo, próximamente.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña