Reparación | TÜV SÜD aconseja revisar a fondo el automóvil ante los desplazamientos navideños

Ante previsibles desplazamientos navideños, y tras varios meses de movilidad restringida, es clave de cara a la seguridad y el buen funcionamiento del coche revisar los elementos de desgaste, la batería, el alumbrado y el equipamiento de seguridad.

Es conveniente revisar el coche antes de viajar, sobre todo, si el tiempo no acompaña
Es conveniente revisar el coche antes de viajar, sobre todo, si el tiempo no acompaña

Después de varios meses de movilidad restringida que han imposibilitado largos desplazamientos, conviene realizar una serie de comprobaciones para asegurar del correcto funcionamiento del vehículo y garantizar la seguridad de la circulación. La Covid-19 ha dejado aparcados a la mayoría de los vehículos debido a los confinamientos perimetrales y, por tanto, no han tenido que someterse a largos desplazamientos. Según los últimos datos de MSI para Sumauto, se ha observado un aumento de la demanda de vehículos de ocasión, especialmente de aquellos con una antigüedad mayor a 20 años, que han crecido el 31% en el periodo posterior al confinamiento.

Con estos datos y con un entorno marcado por el invierno y las bajas temperaturas, TÜV SÜD ha elaborado una serie de recomendaciones al respecto, aunque los vehículos están sujetos a revisiones periódicas reglamentarias de ITV.

Por un lado, conviene comprobar que los elementos de desgaste, como frenos, amortiguadores y neumáticos, cumplen con las exigencias invernales y no presentan anomalías como ruidos, vibraciones o problemas en la dirección o suspensión. También la batería, elemento al que no solemos prestar mucha atención, pero que hay que revisar, ya que puede impedir que sistemas electrónicos, como el ABS, funcionen correctamente.

La poca visibilidad de la temporada invernal recomienda una revisión del alumbrado del vehículo, de que las luces y las tulipas estén en correcto estado. De esta forma, si una bombilla está fundida, sustituiremos  también su gemela. En el mismo sentido, hay que asegurarse de que los limpiaparabrisas permiten una visión nítida en condiciones adversas. En verano, las escobillas de los limpiaparabrisas se resecan y pueden llegar a dañar el cristal, así que es recomendable sustituirlas una vez al año y mantener limpios los cristales.

En cuanto al confort interior, debe revisarse la climatización, pues su mal funcionamiento suele conllevar el empañamiento de las lunas y, por tanto, dificultar la visión y acarrear otra serie de distracciones al volante. Asimismo, debemos comprobar el equipamiento de seguridad (chaleco y triángulos de emergencia), la luz de emergencia de seguridad y la rueda de repuesto o en su defecto el kit de inflado.

Si vamos a circular sobre nieve, debemos comprobar que contamos con las cadenas adecuadas o neumáticos todo tiempo, que trabajan muy bien tanto en invierno como en verano y no presentan una degradación superior a los convencionales. Este tipo de neumáticos está teniendo una buena acogida en España, gracias a un rendimiento que, en muchas ocasiones, hace innecesarias las cadenas.

Un consejo más, antes de cualquier viaje, especialmente en invierno, conviene prestar atención a la información de la la DGT respecto a climatología, estado de la vía y previsiones de circulación.

Un buen consejo llega de la mano de Iñaki Alonso, responsable del Área de Posventa de la división Mobility de TÜV SÜD,  quien señala que “adecuar la velocidad al estado de la vía, conducir con marchas largas y vigilar el cansancio y el estrés harán que nuestro viaje sea más seguro y que podamos completarlo minimizando los riesgos”.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña