Reparación | El emotivo mensaje de Talleres Mujicar, tras su cierre: "Lo hemos intentado todo"

El descenso del volumen de vehículos a reparar con la pandemia ha sido el detonante del cierre, según Loli Vigara, gerente de este negocio familiar.

Talleres Mujicar llevaba 18 años prestando servicios de reparación y mantenimiento de vehículos
Talleres Mujicar llevaba 18 años prestando servicios de reparación y mantenimiento de vehículos

Después de 18 años de “impecable actividad”, con más de 10.000 facturas emitidas a los clientes y ni una sola reclamación en su haber, las puertas de Talleres Mujicar no volverán a abrirse al público. “Cerramos hace diez días debido a una situación que ya es verdaderamente insostenible. Ha sido un palo muy duro”, explica Loli Vigara a Infotaller, después de un emotivo mensaje en la red social Linkedin que ha acumulado decenas de mensajes de apoyo por parte de "colegas" de todo el sector.

Ella es la gerente de este negocio familiar que con mucho esfuerzo e ilusión abrió junto con su marido, Antonio Muñoz, en el madrileño barrio de Vallecas, y en el que en los últimos años trabajaban también sus dos hijos. Asegura que “el comienzo, como cualquier negocio, nos costó, pero llevábamos un buen volumen de coches”. Sin embargo, con los años “todo ha ido a peor”. Varias crisis inherentes al propio sector, agudizadas en los últimos meses por la brutal situación económica generada por la pandemia del coronavirus, han hecho que tengan que echar el cierre definitivo.

Para intentar levantar el negocio, la gerente de Talleres Mujicar afirma que lo han intentado todo. “Pedimos ayuda a las asociaciones de talleres, también a las compañías aseguradoras para intentar hacernos concertados, pero nada ha dado resultado porque las compañías trabajan con sus propios talleres y solo les dan trabajo a ellos.

El futuro lo ve con pesimismo. “Al final con estas cosas quienes lo pagan son los pequeños talleres, que van a acabar desapareciendo al no contar con el respaldo de nadie”. Ella y su familia tienen la suerte, eso sí, de haber podido saldar sus deudas. “No hemos tenido que hacer concurso de acreedores, sino que hemos podido pagar a todos nuestros proveedores”, subraya. Ahora solo tienen en la cabeza reciclarse y ver cómo entrar de nuevo en el mercado laboral.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña