Noticia remitida | ¿Qué es una centralita de coche y para qué sirve?

Una centralita de coche es básicamente un mini ordenador que tiene la capacidad de controlar cómo funcionan los distintos sistemas que componen un vehículo. Según sus características, podrá encargarse de monitorizar una mayor o menor cantidad de elementos que se encuentran en el interior del coche.

Para saber más datos relevantes sobre las centralitas de coche también denominadas centralitas de motor, ¡no dudes en seguir leyendo!

Usos de la centralita de motor o ECU

Como su propio nombre indica en inglés, se trata de un mecanismo electrónico que tiene diversas funciones. Aunque principalmente surgió para comprobar la cantidad de gasolina que se quema en el proceso de combustión y así disminuir su consumo, hoy en día es capaz de encargarse de otras tareas igual de importantes para el buen funcionamiento del coche. Entre ellas, controla los niveles de emisión de gases, las revoluciones y el régimen de ralentí del motor; lo que en suma permite mejorar el rendimiento del vehículo en general.

En el presente, por tanto, su uso es extremadamente importante ya que funciona como el cerebro del coche; logrando identificar los fallos a través de un sistema de sensores y corrigiéndolos de forma óptima.
Por esa razón, si se produce algún tipo de avería en esta unidad supondría un mal funcionamiento en muchos de los elementos del coche como el motor, el limpiaparabrisas, las puertas o las luces interiores entre otros muchos.

Ya que se trata de un mecanismo clave para la correcta operatividad del resto de sistemas, es necesario reparar la unidad del control del motor en cuanto comience a dar problemas. Y para ello, Ecumotorstock –empresa líder dedicada a la reparación y venta de centralitas de coche- puede convertirse en la mejor solución.

Tipos de centralitas

Existe una amplia gama de centralitas de motor actualmente que son capaces de gestionar los principales sistemas del automóvil. En el pasado, sin embargo, servían casi exclusivamente para controlar el carburante empleado en la combustión.

Lo mejor de la evolución de esta clase de dispositivos es que son altamente efectivos a la hora de diagnosticar un problema de funcionamiento del vehículo gracias a su función de autodiagnósticos y detección de fallos.

Conclusiones finales

La unidad de control del coche es una pieza clave para la correcta gestión de los distintos elementos que componen el vehículo. Por eso debemos asegurarnos de que funciona adecuadamente en todo momento ya que se encarga, entre otras cosas, de ahorrar energía y respetar los niveles de emisión de gases nocivos.

Sin embargo, si deja de funcionar hemos de rodearnos de los mejores profesionales para reprogramarla, repararla o sustituirla en caso necesario.

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña