Electromecánica | ¿Qué es el alternador y qué averías son frecuentes?

Ro-Des diferencia entre tres partes básicas de este componente esencial del coche: el rotor, el estator y un regulador de voltaje.

Las partes diferenciadas del alternador de un vehículo
Las partes diferenciadas del alternador de un vehículo

El alternador es un elemento con un papel clave en el vehículo, pues es el encargado del sistema eléctrico y la batería. Se trata de uno de los componentes más importantes del vehículo y tiene la misión de transformar la energía mecánica en eléctrica.

Como curiosidad, el alternador recibe su nombre de la corriente alterna que produce por medio de distintos fenómenos de inducción. Pero además de esta función, también es el responsable de almacenarla en la batería.

La Red Operativa de Desguaces Españoles (Ro-Des) destaca que las tres partes básicas de un alternador son:

  • El rotor: un inductor que crea el campo magnético a través del cual se provocará la tensión eléctrica al recibir la energía mecánica.
  • El estator: un inducido. Es el conductor que se somete al campo de fuerza donde se produce la transformación.
  • Un regulador de voltaje: esta parte está condicionada por las revoluciones del motor, de modo que a más revoluciones, mayor energía, y por tanto, se incrementa la necesidad de potencia.

¿Cómo funciona el alternador?

Ro-Des explica que el rotor gira produciendo el campo magnético en función de la tensión de las escobillas, al mismo tiempo que el estator genera la energía eléctrica. Esta pieza suele estar formada por tres bobinas, lo que aporta tres puntos de salida para obtener corriente trifásica.

En cuanto al regulador, este se encarga de compensar las diferencias de tensión durante su funcionamiento, de forma que el rotor pueda recibir la alimentación necesaria para mantener el campo magnético a demanda de las necesidades eléctricas del vehículo.

¿Cuáles son las averías más frecuentes en el alternador?

Los vehículos modernos demandan cada vez más energía como consecuencia de todos los servicios tecnológicos del coche, y como consecuencia de ello disminuye la vida útil de este elemento. Dado un excesivo funcionamiento, existen varios síntomas en el automóvil que advierten sobre una posible avería del alternador:

  • La luz del alternador: hay coches que presentan un avisador en el tablero de instrumentos que alerta sobre el fallo de la batería o el propio alternador.
  • Fallos en los accesorios eléctricos: si el alternador falla, la batería no podrá cargarse de forma óptima y esto se detectará con fallos en la regulación de las luces y bajo rendimiento en los dispositivos eléctricos.
  • Ruidos significativos: sobre todo si el fallo se produce en carretera, ya que puede provocar el desprendimiento de algunas partes móviles del alternador. Los mismos síntomas pueden darse por el excesivo desgaste de sus rodamientos.
  • Batería baja: se comprueba mediante un voltímetro digital conectado a la salida de la batería. Esta prueba se hace con el motor apagado y encendido para diferenciar si la avería está en el alternador o en la batería. Con el motor apagado, por debajo de 12V el fallo es de batería. Con el motor encendido si desciende de 13,8V es problema del alternador.

¿Qué elementos se deterioran con más facilidad?

La vida útil de un alternador oscila entre los los 200.000 y 400.000 kilómetros, aunque depende mucho del uso al que haya sido sometido. Sin embargo, en este periodo hay elementos del alternador que pueden deteriorarse con mayor rapidez:

  • Las escobillas: ya que se encuentran en contacto constante con partes móviles del alternador, por lo que su desgaste es bastante frecuente. Para comprobar si funciona correctamente, el profesional debe colocar un amperímetro al alternador y en caso de observar saltos raros, reemplazarlas.
  • Puente rectificador: sus diodos pueden fallar con el tiempo provocando que no pase la energía suficiente para cubrir las necesidades eléctricas del vehículo y mantener la batería cargada. Para comprobarlo, se necesita colocar un multímetro sobre los diodos para comprobar si la resistencia es suficiente.
  • El rotor: su mal funcionamiento provoca unos niveles de tensión bajos o nulos y se comprueba detectando que no haya fugas ni en el colector ni en la bobina.
  • Regulador de voltaje: este elemento puede llegar a quemarse por el uso, para saberlo es necesario sustituirlo y ver si el alternador sigue funcionando.

Lo más / Electromecánica

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña