Electromecánica | Crean una batería recargable con agua salada

La densidad de energía teórica que podría alcanzar una batería de este tipo es 40 veces mayor a la de las actuales.

Crean una batería recargable con agua salada
Crean una batería recargable con agua salada

Fuji Pigment, una empresa japonesa, ha desarrollado un nuevo tipo de batería de aluminio-aire, con una estructura modificada que asegura su vida útil y que se recargaría mediante agua salada.

Las actuales baterías de ión-litio tienen su principal debilidad en la escasa densidad de energía que contienen, que es insuficiente para un uso intensivo en los vehículos eléctricos, incluso a nivel industrial. Las baterías de metal-aire son actualmente una de las tecnologías de almacenamiento que pueden lograr incrementar de forma importante esa densidad de energía.

Litio, hierro, aluminio, magnesio, zinc... Son muchos los metales que se han utilizado en el ánodo de este tipo de baterías. Entre ellos, el aluminio, que es un material muy abundante, es uno de los más interesantes. Es, además, seguro, económico y el material más reciclado del mundo. La densidad de energía teórica que podría alcanzar una batería de este tipo es de 8.100 Wh/kg, 40 veces más que las baterías actuales que tan sólo alcanzan los 200 Wh/kg. Esta capacidad es superada únicamente por las baterías de litio-aire que pueden llegar a los 11.400 Wh/kg.

La alta velocidad de corrosión del aluminio durante el proceso electroquímico que se produce en su interior ha sido el obstáculo más importante para su comercialización. Ryohei Mori, de Fuji Pigment, indica que se ha modificado la estructura de la batería de aluminio-aire mediante la colocación de materiales cerámicos y carbonosos, en una capa interna, entre electrolito acuoso y los electrodos. Debido a esta estructura modificada, se han suprimido la corrosión del ánodo y la acumulación de subproductos en los electrodos, lo que incrementa la vida de la batería. La autonomía que puede otorgar una batería de este tipo no obliga a la recarga diaria. Al no poderse realizar en la red eléctrica. bastaría con rellenar un depósito de agua salada para recuperar la autonomía de nuevo.

La nueva batería es estable en una atmósfera normal, lo que permite su fabricación, manipulación y funcionamiento con total garantía de seguridad. Según Fuji Pigment, todos los materiales que la componen, electrodos y electrolitos son seguros y baratos. Con estas condiciones, a juicio de la empresa japonesa, resulta imposible que se produzcan explosiones o incendios, como, por otra parte, podría ocurrir con las actuales baterías de litio.

Phinergy, una empresa israelí, ha mostrado en un vídeo la aplicación de esta tecnología en un vehículo.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña