Electromecánica | Concluye el proyecto Lowbrasys, para desarrollar frenos con bajo impacto ambiental

En el proyecto han participado empresas como Brembo, Ford, Continental o Federal Mogul.

Se ha desarrollado un revestimiento cerámico para la superficie de los discos y las pastillas
Se ha desarrollado un revestimiento cerámico para la superficie de los discos y las pastillas

El proyecto Lowbrasys, acrónimo de "LOW environmental impact BRAke SYStem" ("Sistema de frenos de bajo impacto ambiental") ha concluido con la celebración de la reunión final Lowbrasys Project Final Event. Este proyecto, cofinanciado por el programa europeo Horizon 2020, se ha desarrollado bajo la coordinación de Brembo, con el objetivo de acelerar la investigación, el desarrollo y la validación de tecnologías más limpias para el transporte por carretera.

El proyecto arrancó el 1 de septiembre de 2015 como parte de la convocatoria Mobility for Growth de la Comisión Europea. Durante los siguientes 42 meses, han participado investigadores e ingenieros de gran experiencia en diferentes campos.

En el proyecto han participado, además de Brembo, algunas de las empresas más importantes del sector del automóvil: Ford, Continental Teves y Federal Mogul, la pyme Flame Spray y cinco de los más prestigiosos institutos de investigación internacionales: el Instituto Mario Negri, la Universidad Técnica de Ostrava, el KTH Real Instituto de Tecnología de Estocolmo, la Universidad de Trento y el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea.

El equipo de Lowbrasys ha alcanzado todos los objetivos planteados para reducir a la mitad las emisiones producidas durante la frenada. En el transcurso del proyecto se han resuelto importantes cuestiones ambientales y se ha implementado un enfoque científico para evaluar los potenciales efectos de las partículas materiales de los frenos, en condiciones de la vida real. 

Objetivos alcanzados

En primer lugar, se ha desarrollado una estrategia de frenada controlada por un software a bordo del vehículo, consiguiendo una reducción del 40% del número de partículas emitidas.

También se ha desarrollado un revestimiento cerámico para la superficie de los discos y las pastillas de freno de cara a reducir entre el 60 y el 90% la cantidad de partículas emittidas, aunque será  necesario seguir  con el desarrollo para la aplicación en serie.

Asimismo, se ha investigado un sistema de captura capaz de reducir el número de partículas emitidas en un rango del 15-50% y reducir la masa de las emisiones del 10 al 30%. Este sistema se instalará junto a la  pinza de freno y dirigirá el flujo de partículas hacia un punto de filtración.

Finalmente, pronto estará disponible una aplicación para smartphones, desarrollada para monitorizar las  emisiones del  frenado. Esta fomentará un estilo de conducción más cuidadoso y respetuoso con el medio  ambiente. El proyecto ha demostrado que gracias a la actitud de los conductores es posible reducir las potenciales emisiones hasta un 30%.

El conjunto completo de soluciones Lowbrasys de frenos de bajas emisiones abre muchas posibilidades de aplicación para los nuevos coches, aunque la industria aún deberá realizar más desarrollos para poder implementarlos en vehículos nuevos y de posventa. Aun así, sus promotores confían en que los resultados conseguidos con el proyecto servirán de base para desarrollar nuevas líneas de investigación.

Lo más / Electromecánica

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña