Electromecánica | Bosch completa su gama para tratamiento de gases de escape destinada al taller

Incorpora a su oferta de producto sensores de temperatura y sensores de óxido de nitrógeno.

Todos los sensores pueden identificarse y comprobarse, en caso de avería, con un equipo de diagnosis
Todos los sensores pueden identificarse y comprobarse, en caso de avería, con un equipo de diagnosis

Bosch completa con sensores de temperatura de gases de escape y sensores de óxidos de nitrógeno para la mayoría de los vehículos del mercado europeo su gama para el tratamiento de gases de escape destinada al taller. Combinando estos sensores con el sistema Denoxtronic, los talleres cuentan con una amplia gama de componentes para el tratamiento de los gases de escape con calidad de equipo original.

Bosch, multinacional pionera en tecnología de sensores, señala cinco de gases de escape especialmente importantes para cumplir con los límites de emisiones y explica que un análisis fiable de la composición de los gases de escape es la base para un tratamiento eficaz de los mismos. Todos ellos están integrados en el sistema de diagnosis a bordo y pueden identificarse y comprobarse fácilmente en caso de avería con un equipo de diagnosis como, por ejemplo, el KTS de Bosch. Si están defectuosos, los sensores Bosch pueden reemplazarse fácil y rápidamente. Estos son:

  • Sensores de óxidos de nitrógeno.- Cada vez más coches diésel y un número creciente de vehículos comerciales ligeros y pesados están equipados con sensores de óxidos de nitrógeno, que miden la cantidad de óxidos de nitrógeno (NOx) después del convertidor catalítico SCR. Estos sensores controlan la cantidad de urea (AdBlue) inyectada en el catalizador para la reducción catalítica selectiva (SCR), con el fin de reducir las emisiones de NOx. Dado que la tecnología SCR se utiliza cada vez con mayor frecuencia, los sensores de óxidos de nitrógeno tienen una importancia creciente para el mercado del recambio y el negocio de los talleres. La actual gama de Bosch, que se amplía continuamente, comprende 24 referencias, incluyendo sensores que son compatibles para varios modelos de vehículos.
  • Sensores de temperatura de gases de escape.- Pueden instalar en diferentes lugares dentro del sistema de escape de los motores diésel y gasolina y miden la temperatura de los gases de escape, enviando una señal de tensión eléctrica a la unidad de control del motor. Si se utilizan en motores diésel, controlan la temperatura del filtro de partículas. Por lo tanto, contribuyen significativamente al cumplimiento de los valores límite de emisiones y a la eficiencia del combustible. Si se usan en motores de gasolina, ayudan a proteger componentes críticos, como los convertidores catalíticos y los turbocompresores. Desde julio de 2020, la gama de recambios de Bosch para el taller comprende unas 90 referencias, que cubren la mayoría de los vehículos europeos.
  • Sensores de partículas.- Estos sensores analizan la cantidad de partículas de hollín contenidas en las emisiones de los motores diésel. A partir de los valores obtenidos, la unidad de control analiza el funcionamiento del filtro de partículas diésel. Antes de cada medición, el elemento sensor se regenera calentándolo, para mantenerlo así en las mismas condiciones para todas las mediciones. La gama, que comprende 40 referencias, se amplía continuamente.
  • Sensores de presión diferencial.- Miden la diferencia de presión del filtro de partículas y proporcionan información sobre el estado del filtro de partículas para activar su regeneración basada en la demanda y el ahorro de combustible. Este tipo de sensores se utilizan también para controlar la recirculación a baja presión de los gases de escape. La gama Bosch engloba más de 40 referencias.
  • Sondas lambda.- Determinan la cantidad de oxígeno contenida en los gases de escape. A partir de este valor, la unidad de control del motor determina la cantidad óptima de combustible a inyectar en la cámara de combustión. La gama de sondas lambda de Bosch tiene una cobertura de más del 80 por ciento de todos los vehículos del mercado. Con su alta precisión de medición, estas sondas ayudan activamente a la eficiencia del motor y al tratamiento eficaz de los gases de escape. Una sonda lambda nueva ahorra hasta el 15% de combustible frente a una desgastada.

Tratamiento de gases

El sistema de tratamiento de gases de escape Denoxtronic es cada vez más utilizado en vehículos diésel, lo que genera un potencial de negocio adicional para el taller. Este sistema inyecta AdBlue en el sistema de escape que, en combinación con el convertidor catalítico SCR, convierte los óxidos de nitrógeno (NOx) en agua y nitrógeno. Bosch ofrece una solución integral para los talleres, que incluye formación, equipos de diagnosis y recambios.

Lo más / Electromecánica

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña