Concesionarios | Ganvam afirma que no dar de baja el coche antiguo sería una buena opción para el nuevo plan Moves

La patronal subraya que las empresas no disponen de modelos para achatarrar como moneda de cambio.

Raúl Palacios, presidente de Ganvam
Raúl Palacios, presidente de Ganvam

La eficacia de la segunda edición del Moves que ha anunciado el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico "pasa por eliminar la obligatoriedad del achatarramiento de un vehículo", según apunta presidente de Ganvam, Raúl Palacios.

Dar de baja un coche antiguo cuando se compra uno eléctrico "puede ser un aliciente, pero no una condición necesaria", puesto que esto significa excluir de las ayudas a las empresas, que representan casi el 60% de las matriculaciones de eléctricos, ha explicado Palacios en declaraciones a Europa Press.

Asimismo, añade que “la obligación de achatarrar un vehículo de más de 10 años funciona muy bien con los motores de combustión tradicional, pero no cuando se aplica con los coches eléctricos porque las empresas, que son las que compran estos vehículos, no disponen de modelos para achatarrar como moneda de cambio".

Desde la patronal señalan que esta exigencia ha provocado que las líneas para la adquisición de vehículos en la autonomías que las tienen en vigor se agoten a un ritmo menor del esperado si se compara con lo que sucedía con el Movalt, que se agotó en 24 horas.

Por este motivo, la asociación indica que una medida para aumentar la eficacia del plan sería elevar el precio límite fijado para la compra del vehículo “porque ahora mismo solo beneficia a vehículos eléctricos con poca autonomía” o que el modelo más económico de cada marca pueda acceder a las ayudas.

La segunda edición del Plan Moves contará con una dotación presupuestaria de 65 millones de euros, lo cual supone un aumento de más del 40% respecto al programa anterior.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña