Concesionarios | Crédito y Caución prevé que el riesgo crezca progresivamente en el sector automoción

Afectaría especialmente a los pequeños y medianos proveedores.

Anfac avisa sobre los riesgos que corren los datos generados por los vehículos conectados
Los cambios en el sector suponen grandes desafíos para los proveedores y fabricantes

El sector de la automoción se enfrenta a riesgos crecientes derivados de los profundos cambios del sector y la incertidumbre de la política comercial. Así lo apunta el último informe difundido por Crédito y Caución, que advierte de un aumento progresivo del riesgo de crédito.

La firma de seguros de crédito espera que, en los próximos cinco años, aumente el riesgo crediticio de muchos de los proveedores de automoción estructuralmente más débiles. Ello generará tensiones de liquidez y más demoras en pagos y quiebras empresariales, incluso si los actuales problemas relacionados con el creciente proteccionismo y las limitaciones del libre comercio no se materializan, según prevé Crédito y Caución.

Es cierto que el desempeño global del sector en 2017 y 2018 está siendo bueno en los principales mercados, con perspectivas favorables a corto plazo. Pero esta situación positiva podría revertirse de inmediato, ante el aumento de los riesgos potenciales en el entorno comercial. La posible imposición de aranceles por parte de Estados Unidos a los vehículos y componentes sigue planeando en el horizonte, a la que habría que sumar el incierto resultado del Brexit o la disputa comercial chino-estadounidense.

Estas cuestiones de política económica afectan indiscutiblemente a la industria automotriz mundial, que ya tiene además sus propios desafíos estructurales. La reducción de emisiones, las nuevas tecnologías y los cambios en los hábitos de los consumidores suponen un reto estructural. La carrera para adaptarse a esta oleada de innovación ya está en marcha y requerirá un gran gasto en I + D por parte de los fabricantes de equipos originales y los proveedores.

Para Crédito y Caución, "esto plantea un gran desafío para el grueso de los pequeños y medianos proveedores, que entregan piezas y componentes de automóviles de menor valor, a menudo muy dependientes de un solo fabricante, en un entorno altamente competitivo". 

En España, las perspectivas de la producción nacional de vehículos para 2018 son positivas. El sector de la automoción se ha beneficiado de la fuerte demanda global en los últimos años y el informe destaca la fortaleza de la demanda interna, los márgenes del sector y la facilidad de acceso a la financiación. El nivel de insolvencia en este sector es bajo en España, y Crédito y Caución prevé que esta tendencia se mantenga sin cambios en 2018. 

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña