Chapa y pintura | El pulido como opción para renovar la pintura del coche

Si los daños son superficiales, un buen pulido puede hacer que el coche parezca recién pintado.

Cómo eliminar arañazos superficiales mediante pulido
El pulido consiste en retirar la capa más superficial de la pintura

El brillo de un automóvil recién salido de fábrica es tan bello como efímero; los pequeños arañazos, el sol o el polvo van desgastando poco a poco la pintura hasta darle al vehículo un aspecto antiguo y deteriorado. Algunos conductores, desilusionados por la pérdida de brillo de su automóvil, acuden al taller de pintura para solicitar un repintado integral.

Pero para otros esta opción resulta demasiado cara, especialmente si los daños no son graves ni afectan a todo el vehículo. En este caso, el profesional del taller puede ofrecerles el pulido de la pintura para  recuperar la apariencia del coche.

Según el blog de Certified First, es posible recuperar la pintura del coche y devolverle un aspecto parecido al original mediante el pulido, cuando los daños son más bien leves o están en una zona muy concreta.

El pulido del coche debe realizarse, eso sí, por chapistas profesionales que cuenten con las herramientas adecuadas para conseguir un brillo y color similar al perdido con el paso del tiempo. Y que elijan bien el pulimento que hay que utilizar en cada caso concreto. Con un buen pulido se recupera el brillo de la pintura en aquellos casos en que la exposición solar la haya dañado, o bien cuando la carrocería presente pequeños rayones o imperfecciones.

Para efectuar el pulido, es preciso retirar la capa más superficial de la pintura, eliminando con ella sus pequeñas imperfecciones. Este procedimiento únicamente funciona con imperfecciones superficiales, puesto que si un arañazo ha alcanzado una capa más profunda de la pintura, lo más probable es que el pulido sea insuficiente. 

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña