Chapa y pintura | Cuatro claves para evitar el deterioro de la pintura

Una adecuada limpieza es fundamental, según CertifiedFirst.

Pintura del capó dañada
Pintura del capó dañada

El deterioro de la pintura del vehículo puede prevenirse o al menos ralentizarse. CertifiedFirst aporta en su blog cuatro rutinas que facilitan la conservación de la pintura.

Lavar el coche con frecuencia y evitar autolavados de rodillos. Cuanto más se tarda en lavar el coche más suciedad se acumula. Esta suciedad puede dañar la superficie, sobre todo en presencia de otros agentes externos como sol, lluvia, contaminación, etc. En cuanto a los túneles de autolavado, las cerdas de los cepillos pueden rallar la pintura del automóvil.

Usar materiales adecuados en la limpieza del coche. Es importante evitar el uso de lavavajillas para lavar el coche, trapos que raspen o esponjas que arañen. Es conveniente usar champú específico para carrocerías y paños de microfibra suaves. También es básico lavar los trapos con regularidad ya que pueden acumular grava, arenilla o tierra.

Eliminar los insectos y excrementos de pájaro. Si se tarda en actuar, su eliminación probablemente dejará marcas sobre la pintura.

Reparar los pequeños golpes. Desde la gravilla lanzada con fuerza desde el asfalto o las ruedas de otro vehículo, hasta los pequeños golpes y roces de chapa. Aunque parezcan daños insignificantes, pueden haber dañado la capa superior de pintura y haber llegado a capas más profundas, de modo que se conviertan en foco de oxidación.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña