Refinish LAB

| Categorías y usos de la pintura de aparejo | -

El aparejo sirve de soporte y aislante entre las capas inferiores y la capa de acabado final
El aparejo sirve de soporte y aislante entre las capas inferiores y la capa de acabado final

La pintura de aparejo es una pintura de fondo que juega un papel fundamental en la productividad y la calidad de la reparación final. En el sector de la carrocería y pintura existen diferentes tipos de aparejos destinados a cumplir una función determinada con el fin de optimizar el proceso de aparejado.

Desde la plataforma BESA LAB, hemos realizado una categorización de los diferentes tipos de aparejo para carrocería en función de uso específico. Conocer en profundidad las características y ventajas de cada uno de ellos permitirá al profesional adecuar y optimizar la reparación final.

La función principal de la pintura de aparejo es la de servir de soporte y aislante entre las capas inferiores y la capa de acabado final. Además, ayuda a reducir los posibles defectos de oxidación en la carrocería y juega un papel fundamental en el ajuste de color entre el fondo y la pintura de acabado. Este aspecto influirá directamente en la mejora de la igualación de color y el poder de cubrición de la pintura de acabado, incrementando de este modo la productividad de la reparación.

Categorización de los aparejos

En cuanto a la categorización de los aparejos, podemos diferenciar en primera instancia entre aparejos lijables y no lijables. En función del tipo de reparación y el resultado que queramos conseguir, elegiremos un proceso u otro. Hoy en día, el uso de aparejos lijables es todavía mucho más extendido dentro del taller de carrocería, ya que ofrecen un excelente equilibrio en términos de rapidez de secado, versatilidad y facilidad de lijado.

Los aparejos no lijables húmedo sobre húmedo suelen destinarse a reparaciones específicas como pintado sobre cataforesis, interiores de vehículo, etc. La ausencia del proceso de lijado en este tipo de aparejos, influye en el tiempo y la productividad de la reparación.

Por otro lado, podemos establecer también una nueva categoría de aparejos en función de su finalidad específica en la reparación.

Por ejemplo, si lo que buscamos es obtener un alto micraje de capa, y una superficie regular y de fácil lijado, optaremos por los llamados aparejos de alto espesor. También diferenciamos los aparejos según su contenido en sólidos. A mayor contenido en sólidos de un aparejo, tendremos más posibilidades de obtener un acabado con mejores prestaciones. Si lo que buscamos en un buen equilibrio entre rapidez y rendimiento, elegiremos un aparejo de secado rápido, que permiten acortar el tiempo entre aplicación y lijado.

En reparaciones en las que queramos aportar un anclaje y una protección antioxidante al metal, contamos con imprimaciones-aparejos destinadas para tal efecto. Por último, para pequeñas superficies o reparaciones spot repair, nos serviremos de aparejos en formato spray, que nos ayudarán a optimizar el tiempo de preparación y aplicación del aparejo.

 

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña