Cláudio Delicado

| Adiós a los inyectores y bujías clavados | -

Adiós a los inyectores y bujías clavados
Adiós a los inyectores y bujías clavados

Cuando llega la hora de sustituir los inyectores o las velas de encendido y de incandescencia hay un problema común: están atrapados y los resultados son daños que se vuelven grandes en una reparación. Es un problema común en los talleres y se trata de una operación delicada.

Cuando este problema surge es común hacer un intento de forzar los inyectores, las bujías de incandescencia y de encendido para retirarlas, haciendo que se partan. Esto puede afectar a otros componentes, lo que aumenta el tiempo de intervención, los riesgos y el perjuicio para el taller.

Liqui Moly tiene la solución correcta, rápida y eficaz para disolver los residuos incrustados que dificultan su extracción.

El Afloja Inyectores (Ref. 3379) de Liqui Moly penetra en la suciedad y la corrosión y permite el desmontaje fácil de los inyectores, bujías de incandescencia y de encendido. Gracias a sus excelentes propiedades de limpieza, elimina sin esfuerzo residuos de aceite incrustados/óxidos, sedimentos y costras de suciedad, que hacen que estos componentes queden atrapados.

Simplemente, basta con pulverizar en la zona afectada y esperar un máximo de 15 a 30 minutos. Quien experimenta el afloja inyectores ya no cambia este producto. Es solo una de las muchas soluciones de Liqui Moly para ayudar en las operaciones diarias de los talleres.

VENTAJAS

  • Suelta piezas gripadas y corroídas
  • Permite un desmontaje sin problemas ni riesgos
  • Elimina sin esfuerzo las suciedades más extremas
  • Disuelve el óxido
  • Impide el gripado y la fusión en frío
  • Excelentes capacidades de resistencia al agua caliente y fría
  • Compatible con materiales de sellado comunes

Después de conseguir retirar los inyectores y las velas de ignición y de incandescencia, Liqui Moly tiene un producto preventivo que debe ser usado en el montaje de los nuevos componentes. La grasa para inyectores y bujías (Ref. 3381) evita que la humedad entre, evitando así la corrosión. Gracias al lubricante especial, el desmontaje futuro es mucho más fácil.

Antes de la aplicación de la grasa especial, deben limpiarse las piezas, eliminando residuos, suciedad y humedad. Aplicar después con un pincel, un cepillo o un paño que no deje residuos de fibras.

Dos soluciones únicas de Liqui Moly para que los talleres puedan hacer un trabajo más eficaz, sencillo y profesional.

Otras soluciones Liqui Moly:

Sobre el autor

Responsable de Comunicación Estratégica & Marketing en Liqui Moly Iberia. Especializado en auto y aftermarket, cuenta con 15 años de experiencia profesional como periodista.

Próximos cursos / Academia

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña