Reparación | La facturación de los talleres aumentaría el 12% si se retiraran los coches de más de 15 años

Los centros españoles cerraron 2017 con un aumento de los ingresos del 2,8%, aunque las reparaciones crecieron el 1%.

Datos presentados por José Luis Gata, responsable de mercado de posventa de Solera, en el Congreso de Faconauto
Datos presentados por José Luis Gata, responsable de mercado de posventa de Solera, en el Congreso de Faconauto

La alta media de edad del parque móvil español supone cada vez un mayor problema para el sector de la automoción. Por ello, la compañía Solera ha querido demostrar con una simulación qué ocurriría si se retirara de la circulación los coches de más de quince años. El resultado es que la facturación de los talleres aumentaría el 12%.

Con ello, se retiraría más de 11 millones de vehículos, creciendo las matriculaciones el 10% y provocando que los coches de hasta cinco años pasaran a ser el 56% del parque, es decir, los automóviles más rentables para la posventa. Esto supondría un giro de 180 grados a la situación actual, ya que actualmente los vehículos que superan los diez años son los que ostentan este porcentaje (el 57%).

Los expertos señalan que la posventa tiene en el envejecimiento del parque uno de sus principales desafíos, al igual que los ayuntamientos de ciudades como Madrid o Barcelona tienen en su punto de mira precisamente a los coches más viejos por ser los más contaminantes, por lo que prevén endurecer las condiciones de circulación en episodios de alta contaminación. El impacto de estas y otras medidas también se reflejará en los talleres de forma creciente.

Solera recuerda que si no se pone coto al envejecimiento progresivo del parque, los coches de más de diez años representarán el 61% de los que hay en circulación en España para 2022, suponiendo estos una de cada tres reparaciones en el taller, aunque son las operaciones menos rentables.

Sin medidas que incentiven la compra de nuevos vehículos, el parque más joven (hasta cinco años) sería el 23% del total, pero representa el 48% de las reparaciones, es decir, el trozo de la tarta “más preciado” para la posventa y también el más pequeño en un sector que ronda los 30.000 talleres.

Pese a dicho envejecimiento, los centros españoles cerraron 2017 con un aumento de los ingresos del 2,8%, aunque las reparaciones apenas se incrementaron un 1%. Este crecimiento se debe a los coches mileuristas, los de más de diez años, que aumentaron los kilómetros rodados el año pasado el 24,7%.

Esto es consecuencia de las mejoras económicas que empiezan a notarse en los hogares españoles, incluso en los de rentas más bajas, subraya Solera, que son los que tienen vehículos con más años. Con más dinero, sus coches están menos tiempo parados y recorren más kilómetros, lo cual repercute positivamente en el taller.

Por otro lado, esta empresa apunta que para 2020, la posventa verá crecer sus ingresos en torno al 4% anual, aunque el volumen de reparaciones no lo hará por encima del 2% por el gran volumen de matriculaciones de 2007 y 2008, que, una década después, se han convertido en un flujo enorme de vehículos que son poco rentables para el taller al acudir a estos centros una vez al año para lo imprescindible.

Según José Luis Gata, responsable de mercado de posventa de Solera, “poner coto a los coches de más de quince años tendría un impacto positivo en la posventa y podría ser hasta el gran revulsivo que necesita el sector”.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña