Reparación | Cómo realizar un plan de prevención de riesgos (II)

Transmitir al cliente una sensación de seguridad y profesionalidad es imprescindible para convertirse en su taller de confianza.

Serca subraya la importancia de realizar un correcto plan de prevención de riesgos laborales. Serca subraya la importancia de realizar un correcto plan de prevención de riesgos laborales.
Serca subraya la importancia de realizar un correcto plan de prevención de riesgos laborales.

Hace unos días publicábamos en Infotaller un artículo en el que Serca subrayaba la importancia de realizar un correcto plan de prevención de riesgos laborales en un taller mecánico con el fin de proporcionar un entorno seguro a los empleados y reducir los accidentes y las incidencias que dificultan el trabajo.

Así, es necesario un plan de “buenas prácticas” que contemple tanto las obligaciones legales como todos los aspectos requeridos para obtener unos resultados óptimos con el objetivo de transmitir confianza y seguridad al cliente.

Siguiendo esta línea, Serca publica otro post en el que señala ciertos aspectos que hay que tener en cuenta en el desarrollo de esta plan de prevención, como el hecho de que el profesional a cargo de la tarea encomendada se sienta seguro y tenga las herramientas adecuadas para obtener un resultado satisfactorio.

Para ejemplificar los procesos que conviene seguir, la enseña explica los pasos que hay que dar en cualquier tarea diaria en un centro de reparación, tomando como ejemplo un cambio de neumáticos.

En primer lugar, se coloca el coche sobre las señales del elevador hidráulico, se para el motor, se pone el freno de mano y una velocidad, se baja del vehículo y se pone unos calzos. Tras elevar el automóvil y quitar la rueda con la pistola neumática, esta se lleva a la máquina para retirar el neumático usado y colocar el nuevo.

A continuación, se infla a sobrepresión el nuevo neumático hasta que ajuste sobre la llanta, controlando la presión, y se vuelve a colocar la rueda. Una vez bajado el vehículo, se retiran los calzos y se aparca el coche en el lugar que convenga.

Este es un modelo estándar que ejemplifica cómo garantizar la seguridad de los empleados. No obstante, el artículo de la enseña añade que la sencillez del trabajo no es excusa para no seguir todas las indicaciones necesarias en el proceso, ya que en caso contrario se pueden dar consecuencias imprevistas.

Asimismo, es imprescindible transmitir al cliente esta sensación de seguridad y profesionalidad, siguiendo todos los protocolos establecidos, para que, finalmente, nos convirtamos en su taller de confianza.

Por otro lado, es importante que todo el personal del centro tenga presentes algunas rutinas que contempla un plan de prevención en estos negocios como, por ejemplo, organización de la seguridad en pasillos y zonas de tránsito; mantenimiento y limpieza; eliminación de los gases de combustión de los motores de explosión que se acumulen, y cuidado con el manejo de disolventes y materiales tóxicos.

Además, es fundamental eliminar riesgos derivados de la soldadura oxiacetilénica, regular las tareas que se realizan bajo un vehículo y vigilar la manipulación de baterías y los trabajos con ferodos, embragues, pastillas de frenos y aire comprimido.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña