Reparación | La policía vigila a diario que un taller ilegal no reabra en Ponteareas (Pontevedra)

Pese a las sentencias del juez, los dueños del negocio cortaron el precinto en varias ocasiones y continuaron con su actividad.

Los afectados denunciaron que la empresa había reabierto en contra de la resolución judicial
Los afectados denunciaron que la empresa había reabierto en contra de la resolución judicial

Quejas vecinales, precintos rotos y sentencias judiciales. Este es el resumen de lo acontecido en los últimos meses en torno a un taller ilegal ubicado en Ponteareas (Pontevedra), que, finalmente ha cesado su actividad, según la Policía Local.

La sentencia dictada por el juez indicaba al ayuntamiento del mencionado municipio que cerrara el establecimiento por carecer de licencia para desarrollar su actividad, según publica La Voz de Galicia.

Sin embargo, pese a las medidas tomadas por los agentes, en varias ocasiones los dueños del negocio cortaron el precinto y continuaron con su actividad diaria.

Aunque el gobierno municipal tiene esperanzas de que este problema se haya solucionado definitivamente, para asegurarse de que no vuelvan a abrir “la Policía Local pasará todos los días por allí para comprobar que el precinto sigue puesto y que no se retoma la actividad dentro de la nave”, señalan desde el Consistorio.

La primera sentencia que obligaba a cerrar este negocio es de junio de 2015 se produjo tras la denuncia de unos vecinos que se quejaban de ruidos “insoportables”, filtraciones en su casa y otros problemas derivados del taller mecánico.

Pese a que el juez ordenó el cese provisional de la actividad hasta que se presentase el oportuno expediente sobre restitución de la legalidad urbanística, el establecimiento decidió recurrir la sentencia, pero el Tribunal Superior de Justicia de Galicia desestimó el recurso.

Tras esto, los afectados denunciaron que la empresa había reabierto en contra de la resolución judicial, por lo que el juez requirió por segunda vez que se precintase el taller y que debía cesar su actividad. En caso de no hacerlo, el alcalde de Ponteareas sería sancionado con multas periódicas de 1.500 euros por no aplicar la resolución judicial.

Sin embargo, en un escrito presentado el pasado julio al juzgado, el denunciante aseguraba que “la actividad del taller continúa desarrollándose al margen de la legalidad, toda vez que el expediente de reposición de la legalidad urbanística que se incoó el Concello de Ponteareas frente a Talleres Besada fue resuelto en contra de la empresa”.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña