Reparación | El diésel se fortalece pese a la entrada en vigor de la Euro 6

Las ventas de este tipo de vehículos repuntan a pesar del endurecimiento de la normativa medioambiental.

El diésel se fortalece pese a la entrada en vigor de la Euro 6 El diésel se fortalece pese a la entrada en vigor de la Euro 6
El diésel se fortalece pese a la entrada en vigor de la Euro 6

El diésel se hace fuerte a pesar de la Euro 6. Al menos eso se desprende de los ultimos datos de matriculaciones que revelan que este tipo de vehículos, pese a caer en los seis primeros meses del año, han conseguido remontar durante el verano, precisamente cuando se acercaba la entrada en vigor de la nueva normativa medioambiental para los turismos vendidos en la UE, más restrictiva.

Mientras en los seis primeros meses del año, según Anfac, los vehículos con motorizaciones de gasolina consiguieron arañar couta de mercado a los de gasóil -llegó a reducir la diferencia en 12 puntos-, durante los meses de julio y agosto, las matriculaciones de turismos diésel han remontado el vuelo y han conseguido aumentar de nuevo la diferencia frente a los gasolina.

De este modo, cuando a cierre de junio, la cuota de mercado en las matriculaciones era del 62,2% para los diésel y del 36,4% para los gasolina, estos últimos han perdido entre julio y agosto parte del terreno ganado para acumular, al final del mes pasado, una cuota del 34,9% frente al 63,4% de los vehículos de gasóil. Esto supone una diferencia de 28,5 puntos, cuando en su nivel más bajo (junio) fue de 25,8 y en el más alto (enero) la diferencia alcanzaba los 37,2.

¿Las posibles causas? Por un lado, el precio del diésel sigue siendo menor que el de la gasolina para el consumidor. Además, los fabricantes llevan años preparándose para la Euro 6 y han adaptado sus vehículos de gasóil a las nuevas exigencias con la implantación de distintas tecnologías (como, entre otras, el catalizador SCR con el uso de AdBlue).

La norma Euro 6 limita la emisiones de óxido de nitrógeno, monóxido de carbono, hidrocarburos y partículas (una restricción que, además, redundará en la reducción del consumo de combustible). De todos ellos el óxido de nitrógeno (NOx) es el más perjudicial, especialmente para la salud de las personas. 

Para ello, la nueva normativa medioambiental establece requisitos diferentes para los coches propulsados por gasolina y los diésel. Los que se 'alimentan' de gasóleo soportan desde el 1 de septiembre de 2015 las restricciones más fuertes y sólo pueden venderse en toda la Unión Europea si reducen sus emisiones de NOx hasta los 80 mg/km. Mientras, para los coches de gasolina, sin embargo, el límite es de 60 mg/km.

A pesar del aumento de las ventas de los vehículos eléctricos e híbridos, que lograron acercarse al 3% de cuota de mercado en las matriculaciones de agosto, su implantación sigue siendo testimonial y no parece que, al menos a corto plazo, consigan desbancar la hegemonía del diésel. Lo mismo que los motores de gasolina que, a pesar de su mejora en eficiencia, se ven penalizados, entre otras causas, por un combustible más caro.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña