Reparación | Atreve plantea dudas a la Xunta sobre el nuevo decreto de talleres

La introducción de especialidades y la regulación sobre el presupuesto de los servicios son algunas de ellas.

La patronal cuestiona aspectos sobre la modificación de la placa informativa del centro
La patronal cuestiona aspectos sobre la modificación de la placa informativa del centro

Atreve ha trasladado a la Conselleria de Industria una serie de dudas referentes al nuevo Decreto 108/2017 en el que se regula actividad industrial y la prestación de servicios de los talleres de reparación de vehículos.

Aunque los establecimientos deberán estar preparados en un año para estas novedades, la asociación considera confusos los apartados referidos a la introducción de nuevas especialidades y a la modificación de la placa informativa del centro, así como la adaptación a la nueva tramitación electrónica de la Xunta y la regulación del presupuesto de los servicios al que tienen derecho los clientes.

Por lo que se refiere a la introducción de las especialidades de aire acondicionado y climatización, y autorradios y equipamientos de comunicación, la organización ha preguntado a la Xunta si un taller de mecánica ha de incluir la primera, dado que se trata de una actividad que ya estaba integrada en dicha especialidad. Además, se cuestiona qué ocurre en el caso de que la persona autorizada para la manipulación de gases abandone la empresa.

Asimismo, Atreve plantea dudas sobre los talleres de autorradios, solicitando que se detalle la formación que se va a pedir al responsable técnico, teniendo en cuenta que muchos de los profesionales vienen de la electricidad y la electrónica, y no de la electromecánica.

Según la patronal, el nuevo decreto de talleres crea un conflicto en este punto, ya que no aclara si tendrán que hacer un examen de ‘Mantenimiento de los sistemas de seguridad y confortabilidad de vehículos’ o se va a plantear otra fórmula para incorporarlos a los centros. En caso contrario, la asociación empresarial afirma que “dichos negocios pasarían a ser ilegales”.

En cuanto a la placa informativa que indica las actividades que realiza el taller, Atreve ha solicitado presupuesto para realizar una compra colectiva y conseguir un mejor precio para los asociados que tengan que cambiarla.

No obstante, los empresarios aún tienen dudas sobre ella, ya que indican que no se aclara dónde debe ir colocado el símbolo de ‘Talleres de vehículos agrícolas y de obras’; en A Coruña debe de ser identificado con las siglas ‘CO’ cuando siempre ha sido ‘C’, y qué deben hacer los talleres que tenga las nueve especialidades si solo hay ocho huecos.

Además, solicitan aclaración sobre si deben cambiar la placa los talleres que tienen indicadas subespecialidades o especialidades con siglas, tal y como se había acordado con Industria, y que se utilizaban cuando no había espacio suficiente (Rn: Reparación de neumáticos; Rr: Reparación de radiadores; Rei: Reparación de equipos de inyección; Tac: Tacógrafos; Cr: Vidrios e Parabrisas; Gr: Dispositivos de remolcar (ata 3500kg), y Lv: Limitadores de velocidad).

Por otro lado, la existencia de una placa informativa que explica los símbolos al usuario, puede hacer pensar al cliente que un taller de mecánica no puede cambiar neumáticos, indica la asociación. Entonces, ¿se deben incluir en la placa todas las subespecialidades para completar la información al usuario?

De no hacerse, señala la patronal, la supuesta información crearía más desconcierto porque habría talleres donde no se especifiquen las especialidades, y otros en los que sí, por lo que el cliente puede llegar a pensar que el taller no está autorizado para realizar las operaciones que no aparecen especificadas.

Por último, sobre los presupuestos, Atreve explica los datos que es obligatorio incluir en los mismos y que el cliente deberá aceptar con su firma para que se puede proceder a la reparación. Si aparecen otras averías posteriormente, deberán comunicarse en 48 horas y el cliente tendrá que aceptar, de nuevo con su firma, el nuevo presupuesto.

El usuario tiene derecho, según el nuevo decreto de talleres, a recibir un presupuesto y si lo pide debe indicársele el coste que tendrá. Si al final decide no realizar la reparación en el taller, se le podrá cobrar por el presupuesto la cantidad establecida.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña