Electromecánica | Cómo solucionar una avería en un elevalunas eléctrico

En el trabajo diario es importante no pasar por alto las causas más sencillas y directas antes de contemplar otras más complicadas.

Un agarrotamiento puede arreglarse lubricándolo, sin tener que sustituir un elevalunas Un agarrotamiento puede arreglarse lubricándolo, sin tener que sustituir un elevalunas
Un agarrotamiento puede arreglarse lubricándolo, sin tener que sustituir un elevalunas

En ocasiones, los técnicos buscan en el taller el origen de una avería en el lugar más complicado, pasando por alto que es posible que las causas más obvias y sencillas puedan ser las que provocan el problema.

El siguiente vídeo es un claro ejemplo de este tipo de situaciones que a veces se dan en el trabajo diario de los profesionales de un centro de mecánica.

En él se puede observar cómo un simple problema de agarrotamiento, que se puede arreglar con una sencilla lubricación, puede llevar a la sustitución de un elevalunas sin que exista necesidad alguna.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña