Electromecánica | El cambio del filtro de habitáculo, una vez al año o cada 15.000 km

Grovisa recuerda que la primavera es la "época idónea" para realizar su sustitución.

El cambio del filtro de habitáculo, una vez al año o cada 15.000 km El cambio del filtro de habitáculo, una vez al año o cada 15.000 km
El cambio del filtro de habitáculo, una vez al año o cada 15.000 km

El aire está contaminado por partículas suspendidas (esporas, polen, polvo...) y bacterias. Para que estas sustancias contaminantes no entren en el vehículo a través del aire acondicionado, Grovisa recuerda a los conductores llevar el filtro de habitáculo "siempre en buenas condiciones y remplazarlo antes de los 15.000 km o una vez al año, dos veces al año en el caso de conductores habituales".

En este sentido, los profesionales del taller deben aprovechar la primavera, que es "la época más idónea" para el cambio de este tipo de filtros, según recuerda el distribuidor, "ya que es cuando se incrementa la concentración de partículas suspendidas en el aire", para que prescriban a sus clientes dicha sustitución.

Grovisa recuerda que una climatización saludable "ayuda a mantener la capacidad de concentración y rendimiento del conductor, contribuyendo así a la seguridad, además de proteger al resto de viajantes frente al polen y otros alérgenos".

En este sentido, el distribuidor señala que los filtros de habitáculo Hengst emplean medios de filtrados "completamente sintéticos de contrastada eficacia que filtran más del 99% de todas las partículas. El filtro de polen retiene con eficacia esporas, polen y polvo, además de baterías y hongos".

Con más de medio siglo de experiencia, la gama de Hengst está compuesta por unas 2.000 aplicaciones de filtros diferentes, y cubre "todos los tipos de motor habituales para turismos, vehículos industriales y maquinaria agrícola y de construcción", recuerda Grovisa que distribuye los filtros de habitáculo de la marca desde el 2011.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña