Concesionarios | Los concesionarios de Volkswagen en EE.UU. ya sufren los efectos del 'dieselgate'

Las ventas se estancan y las concesiones ven peligrar sus inversiones, según Faconauto.

Los concesionarios de Volkswagen en EE. UU. ya sufren los efectos del dieselgate Los concesionarios de Volkswagen en EE. UU. ya sufren los efectos del dieselgate
Los concesionarios de Volkswagen en EE. UU. ya sufren los efectos del dieselgate

El Grupo Volkswagen sigue inmerso en el escándalo de las emisiones. En Estados Unidos, país en el que destapó el asunto, ya comienzan a vislumbrarse las primeras consecuencias en materia de ventas.

Durante el mes de septiembre (tradicionalmente uno de los mejores meses del año), el fabricante entregó 26.141 vehículos a sus clientes, lo que supone una caída del 0,6% respecto al mismo mes del año anterior.

Aparte de cómo afecte a los consumidores y al medio ambiente, Faconauto ha mostrado su preocupación  por la repercusión que pueda tener en la actividad de los concesionarios, que, a su juicio, son “los grandes olvidados de este escándalo”.

Según publica en un artículo la revista Wired del que se hace eco la patronal de los concesionarios, las propias concesiones estadounidenses hablan abiertamente de "fraude". Los puntos de venta "están preparados para sufrir un fraude por parte de un cliente o de un empleado, pero en ningún caso por parte de una gran compañía como es VW", afirma uno de los franquiciados estadounidenses.

La patronal considera que, aunque está por ver cómo afectará al sector en España, existe "preocupación por aquellos que solo venden la marca alemana", pues lo tienen más difícil para "sobrevivir". No obstante, ya pidió tranquilidad a los distribuidores dada la "disposición a solucionar el problema" que ha mostrado el fabricante.

Volkswagen, por su parte, ha garantizado el pago de incentivos —independientemente del número de coches vendidos— y de pequeñas cantidades para los que ya están perdiendo dinero.

El mercado español, según apunta Faconauto, es diferente al estadounidense; allí, los concesionarios del fabricante alemán ha gastado millones de dólares en los últimos años para mejorar sus instalaciones y acoger los nuevos modelos que "revitalizarían" las ventas en mercado norteamericano.

Sin embargo, dada la situación, los responsables de las franquicias ven que "toda su inversión está en peligro", aseguran desde Faconauto, pues la marca “no les ha hecho ninguna indicación sobre qué puede ocurrir con ellos en el futuro y temen que tengan que cerrar sus negocios”.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña