Vehículo industrial | Miguel Ángel Cuerno (Aervi): "La formación tendrá una importancia no vista hasta ahora"

A medida que avance la tecnología del vehículo industrial, habrá reparaciones nuevas.

Miguel Angel Cuerno, presidente de Ancera
Miguel Angel Cuerno, presidente de Aervi

El futuro de la reparación y el mantenimiento de los vehículos industriales estará marcado por la tecnología, la formación y el acceso a la información técnica. Con el acceso del sector multimarca a la información técnica, asegurado desde Europa a partir de 2020, los negocios de reparación deberán estar formados para los cambios que experimenten estos vehículos.

En este sentido, Miguel Ángel Cuerno, presidente de Aervi, Asociación Española de Vehículo Industrial, integrada en Ancera, asegura que "el mercado del vehículo industrial va tecnológicamente adelantado con respecto al turismo, por lo que la formación y la información son fundamentales para estar al día de los cambios que se produzcan en el sector". 

"La posventa del vehículo industrial está muy profesionalizada, conviviendo en un mercado muy maduro, que afronta con ilusión su evolución y que está continuamente alerta. Aunque parezca un sector muy similar al turismo, tiene especificaciones propias que hacen que el especialista en vehículo industrial sea muy profesional y esté muy formado", sostiene Cuerno.

Para ese futuro, el presidente de Aervi destaca dos factores clave. En primer lugar, el acceso a la información técnica necesaria para la reparación y el mantenimiento parece conseguido, después de que la Unión Europea aprobara el nuevo Reglamento de Homologación. "Ahora sólo falta que, con su entrada en vigor en 2020, se realice de manera justa y efectiva para el sector independiente", incide.

Por otro lado, Cuerno prevé que "el vehículo industrial y el profesional que lo conduce estarán conectados. Conectados con su taller, el cual podrá realizar reparaciones telemáticamente, le podrá avisar de mantenimientos preventivos a realizar y reorientarle al taller que desee. Por ello, el acceso a los datos del vehículo y de conducción, así como tener una comunicación bidireccional justa y segura como tiene el sector marquista, se antoja necesario para el futuro de la posventa del vehículo industrial". 

El valor de la formación y la información

Otro elemento clave es la formación. El presidente de Aervi vaticina que "a medida que avance la tecnología, el vehículo estará conectado y actuará de forma más autónoma, por lo que surgirán nuevas reparaciones que provocarán que la formación adquiera una importancia como antes nunca había existido". 

De esta forma, el profesional de la reparación deberá invertir en formación para garantizar la eficiencia en las intervenciones y la rentabilidad de su negocio. Además, el mercado requerirá de profesionales cada vez más cualificados.

En este sentido, tampoco se debe desdeñar el valor de la información. "Esta puede ser recolectada a través de asociaciones como Aervi, o en foros como el Congreso de V. I. que tendrá lugar en Motortec, en los que la información ofrecida es de un valor incalculable para el profesional del sector", señala el dirigente de Aervi. 

En resumen, desde la asociación consideran que el cliente de vehículo industrial "ya es un cliente profesionalizado y cualificado, pero en el futuro lo será más, gracias a Internet. Ya está mucho más informado de lo que estaba". 

Por último, Cuerno incide en la atomización del sector: "El transporte de mercancías privado presenta una media de dos vehículos por empresa, lo cual refleja el alto índice de autónomos que existen con respecto a las flotas. El hecho de que el sector esté muy fragmentado es muy positivo para el taller de vehículo industrial, ya que el taller que tiene una gran flota como cliente puede tener una excesiva dependencia. No obstante, las flotas cada vez son más recurrentes a tener su propio servicio de reparación y mantenimiento, y esta es otra de las variables a tener en cuenta en el futuro".

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña