Vehículo industrial | Gas natural licuado, una opción de futuro

Los motores con este combustible han estado restringidos hasta ahora a entornos urbanos por su menor autonomía.

Asepa recuerda que el GNL es el hidrocarburo con menos emisiones en su combustión
Asepa recuerda que el GNL es el hidrocarburo con menos emisiones en su combustión

En los últimos años, la mayor demanda de bienes de consumo y las tendencias en los hábitos de compra, sobre todo por el comercio electrónico, están provocando un aumento en la demanda de vehículos industriales.

Esto ha llevado a aumentar la adquisición de vehículos que poseen motores con combustibles alternativos, según el profesor de la Universidad Politécnica de Cartagena, Francisco J. Fernández Cañavate.

En esta línea, el gas natural comprimido (GNC) es una opción que ha estado restringida al entorno urbano por su menor autonomía. Pero gracias al gas natural licuado (GNL), el gas empieza a salir a las carreteras.

De esta forma, desde la Asociación Española de Profesionales de Automoción (Asepa) señalan que uno de los argumentos para este uso está en la propia constitución de la molécula del metano, formada por el 25% de hidrógeno y el 75% de carbono, frente al 13,5% y 86% del gasoil, lo que hace del gas un combustible limpio.

Además, hay que tener en cuenta las abundantes reservas de gas natural que existen en el mundo, calculadas en la actualidad para más de 530 años, y lo repartidas que están.

A esto se suma la posibilidad de producir biogás por la fermentación de la biomasa de distintos orígenes y, ante todo, su menor precio comparado con el diésel, a lo que se une una autonomía de unos 1.000 kilómetros con unos depósitos de 265 kg.

Desde la organización recuerdan que el GNL es el hidrocarburo con menos emisiones en su combustión, su uso es más limpio e implica un menor mantenimiento que el del resto de combustibles.

También apoyan su utilización el precio por kWh (el GNL es de media 30-40% inferior al del gasóleo y el propano, y un 20% menor que el fuel), la fiscalidad y el hecho de que Unión Europea quiera homogeneizar los impuestos sobre carburantes y conferir la etiqueta eco a los camiones que usen GNL, ya que sus motores son muy silenciosos y podrán utilizarse a cualquier hora en entornos urbanos.

Entre los inconveniente cabe destacar la carencia de una red de abastecimiento suficiente al tráfico rodado. No obstante, la patronal asegura que España posee una infraestructura de gasineras importante, situadas en los puntos clave de las principales rutas nacionales e internacionales. Así, es el primer país de Europa en número de estaciones de GNL.

Desde el punto de vista de las ayudas públicas para la compra de estos vehículos alternativos, desde febrero de 2019 las cuantías previstas para los automóviles destinados al transporte de mercancías en sus distintas modalidades van desde los 4.000 a los 15.000 euros para los de categoría N2 y N3 de GNC, GNL, GlP/Autogás o bi-fuel, esto es, furgonetas y camiones a partir de 3,5 toneladas de MMA.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña