Vehículo industrial | Elementos clave en la ITV de un autobús escolar

Además de la revisión común de los vehículos, se centra especial atención a las puertas, escaleras, cinturones o salidas de emergencia.

El identificativo del autobús como transporte escolar debe ir tanto en la parte delantera como en la trasera
El identificativo del autobús como transporte escolar debe ir en la parte delantera y en la trasera

Con la puesta en marcha de la campaña "Transporte Escolar" desde la Dirección General de Tráfico entre los días 3 y 7 de febrero, desde Aeca-ITV recuerdan la importancia de mantener en perfecto estado ciertos elementos, aquellos que resultarán claves durante la inspección técnica de estos vehículos.

En la revisión de los autobuses escolares, además de los controles de carácter administrativo sobre las autorizaciones y documentos que deben de tener este tipo de vehículos, así como los requisitos que debe cumplir el propio conductor (permiso de conducción, tiempos de conducción y descanso); el control técnico del vehículo se centrará en dos fases diferenciadas.

La revisión técnica que se pasa en la línea es común al resto de vehículos, y se examinan elementos como la señalización, la carrocería, los neumáticos o el motor. A diferencia de un coche normal, el transporte escolar dispone también de una reglamentación particular que conlleva revisiones adicionales.

Uno de los elementos que deben colocarse en el vehículo, tanto en la parte frontal como en la posterior, es el distintivo de transporte de menores, cuyas dimensiones, color y características quedan establecidas en el Reglamento General de Vehículos.

La revisión específica se centra, entre otros elementos, en la puerta. Se comenzará por la delantera, se inspeccionará que los mandos de emergencia están protegidos, los bordes deben ser blandos y que las luces de emergencia avisen de su apertura. Las puertas de servicio disponen de barras o asidero.

En el caso de las escaleras, sus escalones tienen que ser de colores vivos, y al igual que en el resto del suelo del autobús, de material antideslizante.

Desde el asiento del conductor se comprueba el perfecto funcionamiento de los mandos de control, las luces de emergencia, la visibilidad y que cuente con una pantalla de protección transparente. En cuanto a los pasajeros, todos los asientos escolares deben contar con cinturón de seguridad. En el caso de trasladar a niños de cinco a once años, tendrán tres puntos de anclaje y dispondrán de cojines elevadores.

Para los asientos ubicados frente a huecos de escalera, estos deberán contar con un elemento fijo de protección, un nivel extra de seguridad. Asimismo, contarán con plazas para minusválidos.

El estado de las ventanas también guarda su importancia durante esta revisión técnica. La abertura de las mismas no puede ser superior a un tercio. Además, la normativa exige que las ventanas de emergencia que no sean de bisagras, sean de vidrio de fácil rotura.

Existen otros requisitos y elementos a comprobar durante la ITV como son los martillos rompe cristales, el botiquín de primeros auxilios y extintores, el tacógrafo y un limitador de velocidad.

La inspección técnica se centrará también en las salidas de emergencia, los materiales empleados en el interior del vehículo, y controlará las trampillas de evacuación. Aeca-ITV recuerda que, en autobuses escolares que no superan los 16 años de antigüedad, estas revisiones se realizan de forma anual si tiene menos de 5 años, y cada seis meses si es superior.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña