Reparación | Qué transformaciones estratégicas son necesarias en la “nueva normalidad” para los proveedores

Sernauto publica un informe con las recomendaciones necesarias para afrontar los escenarios surgidos tras la crisis sanitaria.

El sector de componentes realiza una aportación de casi el 4% al PIB
El sector de componentes realiza una aportación de casi el 4% al PIB

La asociación Sernauto, en colaboración con las consultoras Roland Berger y Alantra, ha desarrollo un informe con recomendaciones para que los proveedores de automoción puedan afrontar con éxito los diferentes escenarios surgidos con motivo de la crisis económica que ha provocado el coronavirus.

El informe contiene medidas empresariales a corto, medio y largo plazo para garantizar su supervivencia y competitividad, así como asegurar el posicionamiento estratégico que ocupa la automoción española, indican desde la patronal.

El sector de componentes realiza una aportación de casi el 4% al PIB, con más de 370.000 empleos directos e indirectos y contribuye con más de 5.000 millones a las arcas del estado vía impuestos. Por lo que la organización apunta que sin una transformación estratégica del sector se pondrán en riesgo empleos, la aportación fiscal del sector y, por lo tanto, la recuperación económica.

“La industria de la automoción ya se encontraba en un período de cambio antes de la Covid-19. La crisis lo que está haciendo es amplificar las dinámicas que ya se estaban observando. La "nueva normalidad" acelerará e intensificará la transformación inevitable que ya se ha iniciado en la industria de automoción”, resalta Cristóbal Colón, socio de Roland Berger, uno de los autores del informe.

Uno de los principales efectos que puede provocar la pandemia es la “globalocalización” de las cadenas de valor, lo que obligará a la transformación de las cadenas de suministro. Además, se presentan tres horizontes temporales: confinamiento, ramp-up (aceleración estable) y nueva normalidad. De acuerdo con ello, las empresas deben implementar medidas para dichos horizontes temporales.

Para ello, explica Roberto León, socio de Alantra, “las compañías cuentan en esta crisis con diversas fuentes de financiación, tanto vía recursos propios para fortalecer su balance, como mediante financiación ajena, bien de entidades financieras, bien procedente de otros prestamistas alternativos a la financiación bancaria como fondos de deuda, compañías de seguros u otros inversores institucionales”.

A esto se suman las herramientas para mejorar su competitividad y fortaleza financiera a medio y largo plazo. Para ello, la optimización de estructuras organizativas, modelos de trabajo y portfolio de clientes, la definición de un posicionamiento claro, una propuesta de valor diferenciadora y la utilización de economías de escala serán claves en estas etapas.

Por otro lado, Sernauto recuerda que sus asociados tendrán a su disposición una matriz que les ayudará a implementar las distintas medidas por departamento y actividad.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña