Reparación | Un taller ilegal en su garaje comunitario: la insólita denuncia de unos vecinos de Ventilla (Madrid)

Los residentes del complejo han descubierto un vecino operando en plazas vacías del aparcamiento del edificio, lo que les ha generado diversas molestias y preocupaciones ante la falta de acción por parte de las autoridades.

Los residentes se enfrentan a inconvenientes, como el vertido de aceite en los sumideros del garaje
Los residentes se enfrentan a inconvenientes, como el vertido de aceite en los sumideros del garaje

Los vecinos de un garaje comunitario de los edificios ubicados entre la Avenida de Asturias y la calle Costa Verde, en el barrio de la Ventilla (Madrid) han denunciado la presencia de un taller mecánico ilegal. Definitivamente se trata de un insólito suceso que ha dejado perplejos a los residentes.

El complejo residencial, compuesto por seis portales y habitado por 140 vecinos, alberga 170 plazas de aparcamiento que, hasta ahora, no han sido completamente ocupadas, por lo que había algunas vacías.

Un vecino ocupaba plazas

El presidente de la comunidad, Luis Arribas, relata al medio ElDiario.es cómo hace catorce meses se percató de un vecino realizando reparaciones de vehículos en una de las plazas de aparcamiento. Con el tiempo, el taller clandestino fue expandiéndose hasta ocupar seis plazas contiguas, atrayendo un creciente número de clientes y generando diversas molestias para los residentes.

A pesar de los esfuerzos de la comunidad y las autoridades locales, incluyendo la policía, para detener esta actividad ilegal, los responsables del taller ilegal han continuado operando, desafiando las órdenes y medidas preventivas establecidas por el Instituto de la Vivienda (Ivima).

"A los ocho meses consiguieron la orden, la policía acudió y sorprendió in fraganti a una persona arreglando un coche. Le multó", explica el vecino al medio previamente mencionado.

Vertido de aceite en los sumideros

Además de la ocupación indebida de las plazas de aparcamiento, los residentes se enfrentan a múltiples inconvenientes, como el vertido de aceite en los sumideros del garaje, daños en la infraestructura del mismo, incremento en las facturas de servicios y la falta de respuesta satisfactoria por parte de las autoridades competentes.

Los vecinos piden soluciones

A pesar de los intentos del Ivima por resolver la situación, incluyendo la convocatoria de concurso público para asignar las plazas de aparcamiento vacías, los responsables del taller han logrado hacerse con las concesiones, lo que les permite utilizar las plazas pero no como taller mecánico.

Los vecinos, desesperados por la persistencia del problema, continúan buscando soluciones y apoyo, lamentando la falta de acción por parte de las autoridades y la escasa atención mediática hacia su situación.

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña