Reparación | Cómo saber si las pastillas de freno están desgastadas

Es necesario reconocer ciertas señales que indican que es el momento de cambiar estos elementos del sistema de frenado.

El desgaste de las pastillas varía según por dónde y cómo se conduzca
El desgaste de las pastillas varía según por dónde y cómo se conduzca

Los elementos que forman el sistema de frenado de un coche deben estar en condiciones perfectas para que el coche responda de forma correcta y se pare en la menor distancia posible.

Los automóviles suelen tener un circuito hidráulico formado por un pedal de freno que acciona un pistón, que, a su vez, ejerce presión sobre el líquido de frenos. Con ello, las pastillas muerden los discos de freno y el coche se detiene.

Pero los materiales se desgastan con el tiempo y el uso, sobre todo las pastillas de freno, que están formadas por ferodos (material de fricción parecido al que se utiliza en los discos de freno, aunque un poco más blando), según explican desde el RACE.

Para evitar situaciones de peligro y sustituir estos elementos cuando están desgastados, hay que tener en cuenta ciertas señales. Con este fin, los coches más modernos poseen un sensor que avisa con un testigo de cuándo la vida útil de las pastillas de freno está llegando a su fin.

En otros casos cuentan con un avisador denominado sonoro (pieza de metal que roza contra el disco y que indica que hay que sustituir las pastillas). Pero si no hay ninguno de estos sistemas, un chirrido muy agudo y fuerte es el aviso de que hay que cambiar las pastillas, ya que no queda ferodo y el soporte está rozando directamente contra el disco de freno.

Otros elementos que también conviene vigilar son el tacto, es decir, si el pedal de freno tiene más recorrido y está más blando de lo normal; el nivel del líquido de frenos; la distancia de frenado, o la vista, esto es, observar el estado de las pastillas de freno.

En el último caso, no es aconsejable mirarlas a través del neumático con una linterna, puesto que así solo se ve la pastilla exterior y no la interior. Lo mejor es desmontar el neumático, girar la dirección y comprobar el grosor de las dos pastillas. Si es irregular, habría que cambiar también el disco de freno porque puede tener holgura, lo cual repercute en la frenada al no morder la pastilla por completo toda la superficie del disco.

Por otro lado, desde el RACE recuerdan que el desgaste de las pastillas varía según por dónde y cómo se conduzca. No obstante, es necesario cambiarlas cada 30.000-60.000 kilómetros. Esto depende del material de los neumáticos (blandos o duros), la carga del coche, el tipo de conducción y el uso en ciudad.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña