Reparación | Cómo se puede modificar un coche para transformarlo en autónomo

En la actualidad, hay dispositivos que se adaptan a algunos coches para conseguir una conducción autónoma de nivel SAE 2.

Algunos modelos de Acura, GM, Honda, Hyundai, Lexus y Toyota son compatibles con estos dispositivos
Algunos modelos de Acura, GM, Honda, Hyundai, Lexus y Toyota son compatibles con estos dispositivos

La conducción autónoma es uno de los principales objetivos del sector de la automoción y sobre el que están trabajando marcas como Tesla, Audi, Mercedes, Renault o Seat.

Pero, tal y como publica Xataka, no es necesario adquirir un coche de última generación para poder disponer de una conducción autónoma de nivel SAE 2, la cual ofrece un piloto automático de carácter temporal en autopistas y un asistente para atascos de tráfico (por debajo de 60-65 Km/h), así como el aparcamiento asistido actuando sobre la dirección, el acelerador y el freno.

Algunos coches pueden ser readaptados para introducir asistentes de conducción y hackear estos automóviles por menos de 1.000 euros, tal y como han hecho algunos usuarios en Estados Unidos.

Así, por ejemplo, el OpenPilot es un asistente a la conducción de código abierto, cuyo creador, Francis George Hotz, lo desarrolló, en principio, para ofrecer una alternativa de código abierto a la tecnología AutoPilot de Tesla.

Tras varios intentos fallidos de proyectos por la oposición de las autoridades reguladoras, Hotz canceló el lanzamiento de su asistente para la conducción y liberó los diseños del hardware y el software que había desarrollado para que cualquiera pudiese acceder a ellos.

Su actual negocio se basa en la venta de panda OBD-II Interface para extraer información acerca del rendimiento del vehículo y sus parámetros de funcionamiento, datos que son utilizados por el software de asistencia para hacer posible la conducción autónoma en circunstancias muy concretas.

OpenPilot se puede descargar en GitHub, que facilita el desarrollo de proyectos colaborativos, pero además de este software, se necesita un hardware. Hotz diseñó el dispositivo Comma One, uno de los anteriores proyectos, sobre un smartphone OnePlus 3 con Android.

Así, los usuarios pueden integrar OpenPilot en uno de estos teléfonos y fabricar una carcasa que lo sujete en el interior del coche, junto al retrovisor interior, o comprar un dispositivo EON Dashcam DevKit, que incorpora el hardware necesario, la cámara que monitoriza la calzada y el soporte que permite fijarlo al techo del coche.

Otra de las opciones para poder convertir un coche tradicional en autónomo de nivel 2 es adquirir el dispositivo de la marca Neodriven para ejecutar OpenPilot

Tanto EON Dashcam DevKit como Neodriven no tienen preinstalado el software openpilot y de ello debe encargarse el propio usuario, con lo que estas empresas han conseguido sortear las restricciones impuestas por el organismo de control del tráfico en Estados Unidos, cediendo así la responsabilidad final al usuario.

Aunque, de momento, esta práctica es legal en dicho país, el propietario del vehículo debe atenerse a la legislación vigente en cada estado en materia de seguridad vial.

OpenPilot actúa sobre el acelerador, el freno y la dirección de algunos coches durante un tiempo máximo de seis minutos, sin que medie la intervención del conductor, mediante la emisión de mensajes a través de los buses CAN. Después, el asistente reclama la intervención del usuario para comprobar que está atento a la conducción.

Pero no todos los coches hablan el mismo idioma. Existen diferencias entre marcas y modelos. Pero el creador de OpenPilot señala que los usuarios podrán despreocuparse de este problema con este dispositivo.

Pero ¿qué requisitos debe tener un coche para ser equipado con este asistente a la conducción? Tiene que contar con los subsistemas que permiten actuar electrónicamente sobre el acelerador, el freno y la dirección, y los buses de comunicación necesarios para enviar órdenes a estos sistemas electrónicos a través de una interfaz.

De este modo, los modelos compatibles con dicho dispositivo pertenecen a las marcas Acura, General Motors, Honda, Hyundai, Lexus y Toyota, y ninguno es anterior al año 2015.

Ni en Europa ni en España hay una regulación precisa a este respecto, sobre todo porque no está amparada por ningún fabricante de coches y no se ha determinado sobre quién recae la responsabilidad si se produce un accidente. No obstante, en España la DGT se empezó a preparar hace dos años un reglamento para definir el marco legal con el que se regulará el coche autónomo.

Asimismo, el proceso de adaptación de coches tradicionales encaja con lo que la normativa vigente considera la reforma de un vehículo (tuning). Así, las modificaciones de relevancia de un vehículo están reguladas por el RD 866/2010, que unifica el criterio de las legislaciones española y europea, y están desarrolladas en el Manual de Reformas de Vehículos elaborado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo en colaboración con las entidades competentes en materia de la inspección técnica de vehículos.

El problema es que la última revisión del Manual de Reformas de Vehículos no recoge de forma clara la modificación que conlleva la instalación de un dispositivo como OpenPilot.

Por ello, el vehículo podría no pasar la ITV con éxito y el dueño se expondría a recibir una sanción por circular con elementos sin homologar.

Próximos cursos / Academia

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña