Reparación | Pre-crash y Rollover Assist: así funcionan los nuevos asistentes de Seat

El Tarraco incorpora estos sistemas de ayuda a la conducción que mejoran la seguridad.

Su función es prevenir accidentes y minimizar sus consecuencias
Su función es prevenir accidentes y minimizar sus consecuencias

El Seat Tarraco, el nuevo SUV grande de la marca española presentado ayer, es también el vehículo elegido para el debut de los nuevos asistentes de Seat. El Pre-crash y el Rollover Assist son sistemas de seguridad que tratan de prevenir accidentes y de minimizar sus consecuencias.

Según Esteban Alcántara, ingeniero de Seguridad Activa de Seat, "los nuevos sistemas de ayuda a la conducción son especialmente útiles" en casos de distracción, exceso de velocidad o cansancio. Entre las principales características de funcionamiento de estos asistentes encontramos:

  • Reacción en 0,2 segundos. El asistente de precolisión Pre-crash se activa en situaciones como subvirajes, sobrevirajes o frenazos bruscos. El coche detecta por sí mismo si está a punto de tener un accidente y es capaz de reaccionar en sólo 200 milisegundos. En función de la situación, tensa los cinturones, activa los intermitentes, sube las ventanillas y cierra el techo panorámico, evitando así que cualquier extremidad quede fuera del habitáculo.
  • Mitigar consecuencias. Además de evitar accidentes, los sistemas de seguridad activa pueden minimizar sus consecuencias en caso de que se produzcan. El sistema de detección de vuelco  Rollover Assist se activa realizando una llamada de emergencia, apagando el motor, desbloqueando puertas, poniendo en marcha los intermitentes y cambiando la ventilación, entre otras funciones.

  • Sensores y centralitas. Detrás de los asistentes a la conducción hay una gran revolución electrónica y tecnológica. Así lo demuestra la incorporación de sensores y centralitas inteligentes, gracias a los cuales el coche es capaz de identificar posibles causas de accidentes y reaccionar para evitarlos.
  • Avisos. La forma de avisar al conductor también ha evolucionado. A las señales luminosas se suman ahora las acústicas, los asistentes por voz, la vibración del volante e incluso la corrección de la dirección y la frenada autónoma, todo ello sin la intervención humana.

  • Los asistentes mandan. El coche del futuro será la suma de muchos asistentes. El rol del conductor actual pasará a ser el de ocupante del vehículo, por lo que los sistemas de seguridad deberán adaptarse a esta situación y también el interior del habitáculo. Los vehículos también estarán conectados entre sí, de cara a lograr un panorama de "cero accidentes" en el que Seat ya está trabajando.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña