Reparación | Un lubricante de baja viscosidad, ¿puede ser igualmente eficaz?

Castrol desvela sus avances en aceites de baja viscosidad que cumplen con las mismas especificaciones en cuanto a capacidad de lubricación.

Castrol ya trabaja con aplicaciones de aceite 0W-8
Castrol ya trabaja con aplicaciones de aceite 0W-8

Ya se ha convertido en habitual encontrar motores que pierden tamaño al tiempo que ganan potencia gracias a la ayuda de la turbocompresión, pero estos avances no deben ir en detrimento de la fiabilidad mecánica ni la durabilidad. Un modo sencillo de mejorar la eficiencia de un motor por medio de un lubricante es hacerlo menos “espeso”. Sin embargo, esto también tiene su parte negativa, ya que si el lubricante no es lo suficientemente viscoso, el desgaste puede empezar a incrementarse comprometiendo la vida del motor.

Durante los últimos cinco años se ha producido un acusado cambio en las especificaciones del lubricante al surgir los aceites de baja viscosidad. Hace una década, un lubricante 5W-30 era el que solía usarse en motores modernos convencionales, pero esto ha cambiado por los avances tecnológicos en los motores siendo normal encontrar requerimientos de 0W-20, normalmente empleados en motores de una elevada potencia específica.

Por otro lado, la generalización de vehículos híbridos ha obligado al estudio y lanzamiento de viscosidades más bajas aún, de modo que SAE ha añadido las especificaciones 0W-16, 0W-12 y 0W-8. En el mercado ya existen un par de motores diseñados para un lubricante 0W-16. Esta es la viscosidad mínima hasta la fecha, pero en la mesa de diseño hay motores que funcionan con viscosidades inferiores. Aunque cueste de imaginar que un lubricante con una viscosidad tan reducida como esta pueda proteger un motor moderno, potente y sofisticado, sí lo hace, ya que no solo se reduce la viscosidad del lubricante, sino que también se incrementa su resistencia.

El verdadero dilema es el siguiente: ¿cuánto se puede reducir la viscosidad del lubricante sin que pierda su eficacia? “Actualmente, 0W-8 es la viscosidad definida más baja de la escala SAE y probablemente será suficiente para un futuro cercano”, explica Paul Beasley, técnico experto del centro de investigación de Castrol en Pangbourne (Inglaterra).

Beasley está seguro de que el futuro pertenece a la baja viscosidad. “El lubricante es cada vez menos viscoso, pero debe mantenerse resistente, debe lubricar todo lo que solía lubricar, pero en condiciones más difíciles y manteniendo su baja viscosidad”, explica.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña