Reparación | Cómo deben utilizarse los retenedores anaeróbicos

Estos productos permiten una transmisión de carga mayor y una distribución uniforme de la tensión.

Los retenedores son fijadores especiales que evitan una rotura o un gripaje interno
Los retenedores son fijadores especiales que evitan una rotura o un gripaje interno

Los retenedores son fijadores de tornillos. Pero dentro de ellos existen los retenedores anaeróbicos que curan sin oxígeno y unen sin un anclaje roscado o mecánico. Una de las gamas más utilizada en los talleres son los específicos para montajes cilíndricos, como el ensamblaje de rodamientos, las arandelas de fricción y los casquillos que están en contacto con aceites a altas temperaturas.

Estos retenedores, explica Loctite en un post que publica en su blog, son fijadores especiales que evitan una rotura o un gripaje interno que derive en una avería costosa.

Además, a diferencia de los métodos de ensamblado tradicionales, estos permiten una transmisión de carga mayor y una distribución uniforme de la tensión gracias a cómo se distribuyen los retenedores en la unión, con lo que se produce un contacto total entre las superficies a unir y rellenan las posibles holguras.

Si se utiliza en reparaciones de montajes cilíndricos, indica el artículo, evita la inversión en piezas de recambio y los elevados costes de mecanizados y producción. Hay que tener en cuenta que la producción de piezas cilíndricas de ajuste exige mecanizados de alta precisión, sobre todo en montajes con exigencias de carga específicas.

Asimismo, estos retenedores soportan temperaturas de hasta 150 ºC, aunque algunos productos especiales son capaces de soportar hasta 230 ºC.

Entre las ventajas de su uso, destacan: reducir costes en operaciones de mecanizados y montajes; aumentar la vida útil de las uniones; eliminar holguras y descentres; minimizar tiempos de reparación; aumentar la fiabilidad y la precisión del montaje; sellar uniones y evitar la posible corrosión; eliminar elevadas tensiones de montajes, y permitir una mayor transmisión de carga.

A esto se suma que evitan la pérdida de unión por dilataciones por temperatura, reducen el peso del conjunto montado, dependen menos de la exigencia de las tolerancias de mecanizado, aumentan la resistencia de la unión y simplifican el diseño del producto.

Por otro lado, al utilizar retenedores hay que recordar que se debe desengrasar, limpiar y secar la zona en la que se va a trabajar para conseguir y lograr un sellado perfecto. No hay que olvidar que, en ausencia de oxígeno entre superficies metálicas, estos productos curan rápido, por lo que es necesario hacer el montaje con la mayor brevedad posible.

Para seleccionar el retenedor adecuado, los profesionales de Loctite apuntan que, para la unión de montajes con holgura, deben emplearse productos de alta viscosidad y alto poder adhesivo. Para ello, recomienda productos como el Loctite 603, 648, 660 o 6300.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña