Reparación | ¿Cómo se deben reparar los tacos del motor?

Las sacudidas y los ruidos que se notan en el habitáculo son una señal para saber que los soportes están defectuosos.

La sustitución de las gomas es una operación sencilla para los profesionales de los talleres
La sustitución de las gomas es una operación sencilla para los profesionales de los talleres

Los tacos o soportes del motor están fabricados con goma y una base de metal, son la unión entre el propulsor y el chasis, y se encargan de amortiguar las vibraciones del conjunto del motor.

La parte de goma absorbe los impactos que se producen en las placas metálicas conectadas a los componentes del motor. Pero la dureza de la goma depende del uso que se le vaya a dar al vehículo. Así, para automóviles convencionales unos tacos blandos garantizan suficiente comodidad, según explica Mapfre en un post.

Uno de los aspectos que hay que tener presente son las sacudidas y los ruidos que se noten en el habitáculo, ya que son una señal para saber que los soportes ya están defectuosos. Además, dado que estos componentes no se pueden revisar para alargar su vida útil, a partir de los 150.000 kilómetros debe realizarse el cambio de los soportes del motor por unos nuevos.

Por otro lado, para sustituir los tacos, se ha de levantar el motor, aunque es una reparación sencilla, señala el artículo, que no supone ningún problema para los profesionales del taller.

En cambio, si no se sustituyen, la sensación de las vibraciones del propulsor es mayor. A esto se suma la rotura de los anclajes del motor, que el conjunto del propulsor y de la caja de cambios tengan mayor desgaste, que la caja de cambios pueda dejar de funcionar o que se vea afectada la línea de escape o el semieje.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña