Reparación | Cuándo cambiar el kit de embrague

Algunas anomalías indican que se debe acudir al taller para sustituir este componente.

Existen tres tipos de embragues: los hidráulicos, los mecánicos y los electromagnéticos
Existen tres tipos de embragues: los hidráulicos, los mecánicos y los electromagnéticos

El embrague, pieza fundamental en la transmisión de la potencia del motor, es una de las piezas más costosas de cambiar. Aunque el conductor se muestre reticente a acometer esta operación, el profesional del taller debe recomendarle su sustitución tanto por motivos de comodidad como de seguridad. Ahora bien, ¿cuándo se debe cambiar el kit de embrague?

Al contrario que en otros componentes, no existe un kilometraje concreto para sustituir el embrague. Dependerá en buena medida de si el vehículo suele circular por carretera o por ciudad. En el segundo caso, el embrague sufre mayor desgaste y, en consecuencia, deberá sustituirse antes. En toco caso, es aconsejable sustituirlo a los 150.000 kilómetros. Este plazo se acorta si el conductor advierte anomalías como estas:

  • El embrague rasca cuando metemos una marcha.
  • Si aceleramos y el motor sube de revoluciones pero la velocidad no aumenta.
  • Al cambiar de marcha, cuesta que entren las marchas a pesar de llevar la velocidad adecuada.
  • Se observa un endurecimiento del pedal.

Estos problemas suelen ser síntomas de averías como desprendimiento del forro del disco, deformaciones de la carcasa, problemas en el sistema hidráulico o aflojamiento de los tornillos de apriete. En estos casos, el cambio del embrague es la solución más aconsejable.

Cursos de Academia Infotaller

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña