Reparación | Cuáles son las averías más caras y complejas para el taller

Turbo, correa, culata y otros componentes que harán 'echar horas' al profesional.

Culata del motor
Culata del motor

Cualquier avería en un coche no es plato de buen gusto para el cliente que se ve obligado a afrontar un gasto imprevisto. Sin embargo, hay una serie de averías que, por su complejidad y horas de trabajo, sobrepasan el precio medio.

Talleres y aseguradoras coinciden en cuáles son las averías más caras que se producen en un vehículo. Liderando la lista está el que gripe el motor, un daño que se produce cuando se somete al motor a grandes temperaturas durante un largo periodo de tiempo. Según Rastreator, el coste de la reparación puede alcanzar los 6.000 euros en función de la gravedad.

La correa de la distribución le sigue de cerca, aunque resulta más complicado de reparar para el profesional. Para acceder a ella hay que desmontar gran parte del motor, sin embargo, si no se repara afectaría al motor, los pistones, la bomba de agua, el árbol de levas o el cigüeñal. Si se realiza a tiempo el coste suele rondar los 500 euros, si llega a partirse por completo, aumenta hasta los 2.000 euros. Los profesionales recomiendan cambiarla entre los 60.000 y los 80.000 kilómetros.

La junta de la culata es otra de las piezas que si no se sustituye o repara a tiempo causa averías nefastas para el motor del coche. Sin embargo, su alto coste se basa en las horas que emplea el profesional en sustituirla (supera las 10 horas de trabajo) lo que hace que tenga un precio de unos 800 euros.

Por otro lado, los inyectores, suelen tener un coste de unos 2.000 euros (si se sustituyen todos), aunque los de los motores diésel son algo más caros, aseguran desde Seguros por días. El uso de combustibles de baja calidad suele ser la principal razón para que dejen de funcionar.

El embrague y la caja de cambios son piezas que rara vez se rompen, aunque se puede dar casos en los que se vaya desgastando. En el primer caso, su reparación suele estar entre los 500 y 1.000 euros. Por el contrario, en el segundo depende de si es alguna pieza (1.000 euros) o es una sustitución completa. El profesional, en este caso empleará varias horas en llevarlo a cabo, por lo que el coste podría aumentar hasta los 3.000 euros.

Para que el Turbo funcione correctamente debe estar lubricado. Llevar a cabo un correcto mantenimiento alargará su vida. Este es el consejo que dan los profesionales mecánicos, ya que un turbo nuevo puede rondar los 1.500 euros de precio.

Finalmente, en Neo Motor también mencionan la centralita del motor, encargada de gestionar el correcto funcionamiento del vehículo. Suele estropearse por un fallo de tensión eléctrica o por humedad, una avería cuya reparación oscilará entre los 650 y los 2.500 euros.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña