Reparación | Reparaciones que mejoran el medio ambiente

Hay piezas cuyo mal estado influye directamente en la emisión de contaminantes.

El 1 de septiembre entrará en vigor en Europa el WLTP para medir el consumo y las emisiones de CO2
Un tubo de escape en mal estado genera más contaminantes

Mantener el coche en estado óptimo es, además de una cuestión de seguridad, una mejora medioambiental. Cualquier fallo en los componentes de del vehículo puede redundar en un mayor consumo de combustible y, por lo tanto, un aumento de las emisiones de gases nocivos.

El taller de reparación debe prestar atención a determinadas piezas que tienen una relación directa, en mayor o menor medida, con los contaminantes. Uno de los elementos más obvios es el tubo de escape y el catalizador. Cualquier tipo de fuga o error provocaría la emisión de gases nocivos.

También es importante comprobar la batería y los sistemas de encendido del automóvil para que la combustión sea eficaz y no de desperdicie energía o aumente el consumo de combustible. En este aspecto, una presión inadecuada en los neumáticos también aumenta el consumo en el vehículo y provoca un mayor desgaste.

Por otro lado, comprobar el filtro de aceite, tener limpio el sistema de inyección y el estado de los amortiguadores son algunas medidas muy positivas que benefician tanto al medio ambiente como al conductor.

Consejos

Por otro lado, desde el taller, el profesional también puede ofrecer a los usuarios algunos consejos a la hora de conducir que alarguen la vida de su vehículo y permitan una travesía más sostenible. Según explican desde Tramicar, moderar la velocidad, utilizar las marchas adecuadas, limitar el uso de aire acondicionado o conducir de forma anticipada, son "manías" que benefician el entorno.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña